Interesante

Guía de estudio para La caída de Albert Camus

Guía de estudio para La caída de Albert Camus


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Entregado por un narrador sofisticado, extrovertido, pero a menudo sospechoso, Albert Camus La caída emplea un formato que es poco común en la literatura mundial. Como novelas como la de Dostoievski Notas del metroDe Sartre Náuseay de Camus El extraño, La caída está configurado como una confesión por un personaje principal complicado, en este caso, un abogado francés exiliado llamado Jean-Baptiste Clamence. Pero La caída-a diferencia de estos famosos escritos en primera persona-es en realidad una novela en segunda persona. Clamence dirige su confesión a un oyente único y bien definido, un personaje "usted" que lo acompaña (sin hablar nunca) durante la novela. En las primeras páginas de La caída, Clamence conoce a este oyente en un bar cutre de Ámsterdam conocido como Ciudad de México, que entretiene a "marineros de todas las nacionalidades" (4).

Resumen

En el curso de esta reunión inicial, Clamence observa juguetonamente las similitudes entre él y su nuevo compañero: “Tienes cierta edad, con el ojo sofisticado de un hombre de unos cuarenta años que lo ha visto todo; estás bien vestido de alguna manera, es como la gente está en nuestro país; Y tus manos son suaves. ¡De ahí un burgués, en cierto sentido! ¡Pero un burgués culto! ”(8-9). Sin embargo, hay mucho sobre la identidad de Clamence que sigue siendo incierto. Se describe a sí mismo como "un juez penitente", pero no proporciona una explicación inmediata de este papel poco común. Y omite hechos clave de sus descripciones del pasado: “Hace unos años era abogado en París y, de hecho, un abogado bastante conocido. Por supuesto, no te dije mi nombre real ”(17). Como abogado, Clamence había defendido a clientes pobres con casos difíciles, incluidos criminales. Su vida social había estado llena de satisfacciones (respeto de sus colegas, asuntos con muchas mujeres) y su comportamiento público había sido escrupulosamente cortés y cortés.

Como Clamence resume este período anterior: "La vida, sus criaturas y sus dones, se me ofrecieron, y acepté tales marcas de homenaje con un amable orgullo" (23). Finalmente, este estado de seguridad comenzó a romperse, y Clamence rastrea su estado mental cada vez más oscuro hasta algunos eventos de la vida específicos. Mientras estaba en París, Clamence tuvo una discusión con "un hombrecito sobrio con gafas" y montando una motocicleta (51). Este altercado con el motociclista alertó a Clamence del lado violento de su propia naturaleza, mientras que otra experiencia: un encuentro con una "joven delgada vestida de negro" que se suicidó arrojándose de un Clamence lleno de puentes con una sensación de "irresistible debilidad (69-70).

Durante una excursión al Zuider Zee, Clamence describe las etapas más avanzadas de su "caída". Al principio, comenzó a sentir una agitación intensa y punzadas de asco con la vida, aunque "durante un tiempo, mi vida continuó exteriormente como si nada hubiera pasado". cambiado "(89). Luego recurrió a "alcohol y mujeres" por comodidad, pero solo encontró consuelo temporal (103). Clamence amplía su filosofía de vida en el capítulo final, que tiene lugar en sus propios alojamientos. Clamence relata sus inquietantes experiencias como prisionero de guerra de la Segunda Guerra Mundial, enumera sus objeciones a las nociones comunes de derecho y libertad, y revela la profundidad de su participación en el inframundo de Amsterdam. (Resulta que Clamence conserva una famosa pintura robadaLos jueces justos por Jan van Eyck, en su departamento.) Clamence ha decidido aceptar la vida y aceptar su propia naturaleza caída, inmensamente defectuosa, pero también ha decidido compartir sus inquietantes ideas con cualquiera que escuche. En las páginas finales de La caída, revela que su nueva profesión de "juez-penitente" implica "caer en la confesión pública tan a menudo como sea posible" para reconocer, juzgar y hacer penitencia por sus fallas (139).

Antecedentes y contextos

Filosofía de acción de Camus: Una de las mayores preocupaciones filosóficas de Camus es la posibilidad de que la vida no tenga sentido, y la necesidad (a pesar de esta posibilidad) de acción y autoafirmación. Como Camus escribió en su tratado El mito de Sísifo (1942), el discurso filosófico "era antes una cuestión de descubrir si la vida tenía o no un significado para ser vivida. Ahora queda claro, por el contrario, que se vivirá mejor si no tiene sentido. Vivir una experiencia, un destino particular, es aceptarla completamente ". Camus luego declara que" una de las únicas posiciones filosóficas coherentes es la rebelión. Es una confrontación constante entre el hombre y su propia oscuridad ". Aunque el Mito de sísifo es un clásico de la filosofía existencialista francesa y un texto central para comprender a Camus, La caída (que, después de todo, apareció en 1956) no debe considerarse simplemente como una reelaboración ficticia de El mito de Sísifo. Clamence se rebela contra su vida como abogado de París; sin embargo, se retira de la sociedad e intenta encontrar "significados" específicos en sus acciones de una manera que Camus podría no haber respaldado.

Los antecedentes de Camus en drama: Según la crítica literaria Christine Margerrison, Clamence es un "actor autoproclamado" y La caída en sí mismo es el "mayor monólogo dramático" de Camus. En varios puntos de su carrera, Camus trabajó simultáneamente como dramaturgo y novelista. (Sus obras de teatro Calígula y El malentendido apareció a mediados de la década de 1940, el mismo período que vio la publicación de las novelas de Camus El extraño y La plaga. Y en la década de 1950, Camus escribió La caída y trabajó en adaptaciones teatrales de novelas de Dostoievski y William Faulkner.) Sin embargo, Camus no fue el único autor de mediados de siglo que aplicó sus talentos tanto al teatro como a la novela. El colega existencialista de Camus, Jean-Paul Sartre, por ejemplo, es famoso por su novela. Náusea y por sus obras Las moscas y Sin salida. Otro de los grandes de la literatura experimental del siglo XX, el autor irlandés Samuel Beckett, creó novelas que se leen un poco como "monólogos dramáticos" (Molloy, Malone muere, Lo innombrable) así como jugadas de estructura extraña, impulsadas por personajes (Esperando a Godot, La última cinta de Krapp).

Amsterdam, viajes y exilio: Aunque Amsterdam es uno de los centros de arte y cultura de Europa, la ciudad adquiere un carácter bastante siniestro en La caída. El erudito de Camus David R. Ellison ha encontrado varias referencias a episodios inquietantes en la historia de Amsterdam: primero, La caída nos recuerda que “el comercio que unía a Holanda con las Indias incluía el comercio no solo de especias, alimentos y madera aromática, sino también de esclavos; y segundo, la novela tiene lugar después de "los años de la Segunda Guerra Mundial en los que la población judía de la ciudad (y de los Países Bajos en general) fue objeto de persecución, deportación y muerte final en los campos de prisioneros nazis". Una historia oscura y el exilio a Amsterdam le permiten a Clamence enfrentar su propio pasado desagradable. Camus declaró en su ensayo "El amor de la vida" que "lo que da valor a los viajes es el miedo. Descompone una especie de decoración interior en nosotros. No podemos engañarnos más: esconderse detrás de las horas en la oficina o en la planta ”. Al irse a vivir al extranjero y romper sus rutinas anteriores y relajantes, Clamence se ve obligado a contemplar sus acciones y enfrentar sus miedos.

Temas clave

Violencia e imaginación: Aunque no hay mucho conflicto abierto o acción violenta que se muestre directamente en La caídaLos recuerdos, imaginaciones y giros de imágenes de Clamence agregan violencia y crueldad a la novela. Después de una escena desagradable durante un atasco de tráfico, por ejemplo, Clamence se imagina persiguiendo a un rudo motociclista, "adelantándolo, apretando su máquina contra la acera, llevándolo a un lado y dándole la lamida que se merecía por completo". Con algunas variaciones, me escapé de esta pequeña película cien veces en mi imaginación. Pero ya era demasiado tarde, y durante varios días mastiqué un resentimiento amargo ”(54). Las fantasías violentas y perturbadoras ayudan a Clamence a comunicar su insatisfacción con la vida que lleva. Al final de la novela, compara sus sentimientos de culpa desesperada y perpetua con un tipo especial de tortura: “Tuve que presentar y admitir mi culpa. Tenía que vivir en la pequeña facilidad. Sin duda, no estás familiarizado con esa celda de mazmorra que se llamaba la poca facilidad en la Edad Media. En general, uno fue olvidado allí de por vida. Esa celda se distinguió de otras por dimensiones ingeniosas. No era lo suficientemente alto como para pararse ni tampoco lo suficientemente ancho como para acostarse. Uno tenía que tomar una manera incómoda y vivir en la diagonal ”(109).

Enfoque de Clamence a la religión: Clamence no se define a sí mismo como un hombre religioso. Sin embargo, las referencias a Dios y al cristianismo juegan un papel importante en la forma de hablar de Clamence, y ayudan a Clamence a explicar sus cambios de actitud y perspectiva. Durante sus años de virtud y altruismo, Clamence llevó la amabilidad cristiana a proporciones grotescas: “Un amigo muy cristiano mío admitió que el sentimiento inicial de ver a un mendigo acercarse a la casa es desagradable. Bueno, conmigo fue peor: solía alegrarme ”(21). Finalmente, Clamence encuentra otro uso para la religión que es ciertamente incómodo e inapropiado. Durante su caída, el abogado hizo referencias "a Dios en mis discursos ante el tribunal", una táctica que "despertó la desconfianza en mis clientes" (107). Pero Clamence también usa la Biblia para explicar sus ideas sobre la culpa y el sufrimiento humanos. Para él, el pecado es parte de la condición humana, e incluso Cristo en la cruz es una figura de culpa: "Él Sabía que no era del todo inocente. Si no soportaba el peso del crimen del que era acusado, había cometido otros, aunque no sabía cuáles ”(112).

La falta de fiabilidad de Clamence: En varios puntos en La caída, Clamence reconoce que sus palabras, acciones e identidad aparente son de validez cuestionable. El narrador de Camus es muy bueno para interpretar papeles diferentes, incluso deshonestos. Al describir sus experiencias con las mujeres, Clamence señala que “jugué el juego. Sabía que no les gustaba que uno revelara su propósito demasiado rápido. Primero, tenía que haber conversación, atenciones agradables, como dicen. No me preocupaban los discursos, ser abogado, ni las miradas, haber sido actor aficionado durante mi servicio militar. A menudo cambiaba partes, pero siempre era la misma jugada ”(60). Y más adelante en la novela, hace una serie de preguntas retóricas: “¿Acaso las mentiras no conducen a la verdad? ¿Y no todas mis historias, verdaderas o falsas, tienden a la misma conclusión? ”, Antes de concluir que“ los autores de confesiones escriben especialmente para evitar confesar, para no decir nada de lo que saben ”(119-120). Sería un error suponer que Clamence no le ha dado a su oyente nada más que mentiras y mentiras. Sin embargo, es posible que él esté mezclando libremente mentiras y verdades para crear un "acto" convincente: que esté utilizando estratégicamente una persona para ocultar hechos y sentimientos particulares.

Algunas preguntas de discusión

  • ¿Crees que Camus y Clamence tienen creencias políticas, filosóficas y religiosas similares? ¿Hay alguna diferencia importante? Y si es así, ¿por qué crees que Camus decidió crear un personaje cuyas opiniones están tan en desacuerdo con las suyas?
  • En algunos pasajes importantes en La caída, Clamence presenta imágenes violentas y opiniones intencionalmente impactantes. ¿Por qué crees que Clamence se está ocupando de temas tan desconcertantes? ¿Cómo está su voluntad de hacer que su oyente se sienta incómodo vinculado a su papel de "juez penitente"?
  • ¿Qué tan confiable es Clamence, en su opinión? ¿Alguna vez parece exagerar, oscurecer la verdad o introducir falsedades obvias? Encuentre algunos pasajes donde Clamence parezca especialmente difícil de alcanzar o poco confiable, y tenga en cuenta que Clamence puede volverse significativamente más (o significativamente menos) confiable de un pasaje a otro.
  • Reimaginar La caída contado desde una perspectiva diferente. ¿La novela de Camus sería más efectiva como un relato en primera persona de Clamence sin un oyente? Como una descripción directa y en tercera persona de la vida de Clamence. O es La caída supremamente efectivo en su forma actual?

Nota sobre citas:

Todos los números de página se refieren a la traducción de Justin O'Brien de La caída (Vintage internacional, 1991).


Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos