Nuevo

7 consejos de regreso a la escuela para maestros

7 consejos de regreso a la escuela para maestros

Volver a la escuela después de las vacaciones de verano puede ser emocionante, estresante y agitado para los maestros. El verano es un momento de refrigerio y renovación. Eso es importante ya que el comienzo del año escolar es el momento más crítico del año y también puede ser el más estresante. Incluso durante el tiempo libre, la mayoría de los maestros están buscando formas de mejorar su clase para el próximo año. Regresar a la escuela les da a los maestros la oportunidad de hacer pequeños ajustes o cambios significativos dependiendo de dónde se encuentren en sus carreras.

La mayoría de los maestros veteranos tienen una idea bastante decente de lo que deben hacer para prepararse para el nuevo año escolar. Por lo general, planean hacer algunos ajustes menores a su enfoque general. Los maestros más jóvenes pueden renovar totalmente su enfoque de cómo enseñan basándose en su pequeña muestra de experiencia. Los maestros de primer año a menudo llegan entusiasmados y sin una idea real de lo que se necesita para enseñar. Tienen ideas que piensan que funcionarán solo para darse cuenta rápidamente de que la aplicación de esas ideas es mucho más difícil que su teoría. No importa dónde esté un maestro en su carrera, aquí hay algunos consejos que lo ayudarán a regresar a la escuela de manera rápida y efectiva.

Reflexiona sobre el pasado

La experiencia es la herramienta de aprendizaje definitiva. Los maestros de primer año solo tendrán su experiencia limitada como estudiantes maestros en los que pueden confiar. Desafortunadamente, esta pequeña muestra no les proporciona mucha información. Los maestros veteranos le dirán que aprende más en las primeras semanas como maestro que durante todo el tiempo que estuvo en un programa de educación para maestros. Para los maestros con al menos un año de experiencia, reflexionar sobre el pasado puede ser una herramienta valiosa.

Los grandes maestros buscan constantemente nuevas ideas y métodos para aplicar a sus clases. Nunca debe tener miedo de probar un nuevo enfoque, pero comprenda que a veces funciona, a veces necesita ajustes, y a veces será necesario eliminarlo por completo. Los maestros deben confiar en sus experiencias cuando se trata de todos los aspectos de su clase. Un maestro debe permitir experiencias, tanto buenas como malas, para guiar su enfoque general de la enseñanza.

Es un nuevo ano

Nunca ingrese a un año escolar o aula con nociones preconcebidas. Cada estudiante que ingresa a su salón de clases merece la oportunidad de entrar con una pizarra limpia. Los maestros pueden pasar información educativa pertinente, como los puntajes de los exámenes estandarizados, al siguiente maestro, pero nunca deben pasar información sobre cómo se comporta un estudiante o clase en particular. Cada clase y cada estudiante son únicos, y un maestro diferente puede tener otro comportamiento.

Un maestro que tiene nociones preconcebidas puede ser perjudicial para el desarrollo general de un estudiante en particular o un grupo de estudiantes. Los maestros deben querer emitir juicios sobre un estudiante o un grupo de estudiantes en función de sus propias experiencias únicas con ellos y no de los de otro maestro. A veces, un maestro puede tener un conflicto de personalidad con un alumno o clase en particular y nunca querrás que eso enturbie la forma en que el próximo maestro maneja su clase.

Fijar metas

Cada maestro debe tener un conjunto de expectativas u objetivos que desean que sus alumnos alcancen. Los maestros también deben tener una lista de objetivos personales para mejorar en áreas específicas de debilidad que tienen. Tener objetivos de cualquier tipo te dará algo por lo que trabajar. También está bien establecer metas junto con sus alumnos. Tener un conjunto de objetivos compartidos empujará tanto al maestro como a los estudiantes a trabajar más duro para lograr esos objetivos.

Está bien que los objetivos se ajusten de cualquier manera a medida que avanza el año. A veces, sus objetivos pueden ser demasiado fáciles para un alumno o clase en particular y, a veces, pueden ser demasiado difíciles. Es esencial que establezca metas y expectativas altas para todos sus estudiantes. Solo recuerda que cada estudiante tiene sus propias necesidades únicas. Las metas que establezca para un estudiante pueden no ser aplicables para otro.

Estar preparado

Estar preparado es el aspecto más importante de la enseñanza. La enseñanza no es de 8:00 a.m. a 3:00 p.m. trabajo como pueden pensar muchas personas fuera del ámbito de la enseñanza. Se necesita mucho tiempo extra y preparación para hacer su trabajo de manera efectiva. El primer día de clases para los estudiantes nunca debe ser el primer día de un maestro. Toma mucho tiempo prepararse para que comience la escuela. Hay mucho trabajo que hacer tanto con tu clase como con tu material de instrucción. Un año suave comienza con la preparación. Un maestro que espera hasta el último momento para tener todo listo se está preparando para un año difícil. Los maestros jóvenes necesitan más tiempo de preparación que los maestros veteranos, pero incluso los maestros veteranos deben pasar bastante tiempo preparándose para el próximo año escolar si planean tener un año fantástico.

Configurar el tono

Los primeros días y semanas de escuela a menudo marcarán la pauta para todo el año escolar. El respeto a menudo se gana o se pierde en esos primeros días y semanas. Un maestro debe aprovechar esa oportunidad para establecer una relación sólida con sus alumnos, pero al mismo tiempo, respectivamente, mostrarles quién está a cargo. Un maestro que tenga la mentalidad de que quiere que a todos los estudiantes les guste perderá el respeto rápidamente y será un año difícil. Es prácticamente imposible obtener el respeto de las clases como autoritario una vez que lo ha perdido.

Use esos primeros días y semanas para perforar componentes como procedimientos, expectativas y objetivos. Comience duro como el disciplinario del aula y luego puede relajarse a medida que avanza durante todo el año. La educación es un maratón y no un sprint. No piense que no puede pasar el tiempo para establecer el tono para el año escolar. Haga de estas cosas una prioridad temprana y sus estudiantes aprenderán más a largo plazo.

Hacer contacto

Hacer que los padres confíen en que tienes en mente el mejor interés de sus hijos es primordial. Haga esfuerzos adicionales para comunicarse con los padres varias veces durante las primeras semanas de clases. Además de las notas de clase o los boletines informativos, intente comunicarse con cada padre personalmente desde el principio organizando reuniones de padres, llamándolos por teléfono, enviándolos por correo electrónico, realizando una visita al hogar o invitándolos a una noche de sala abierta. Establecer relaciones confiables con los padres desde el principio cuando las cosas van bien hará que sea más fácil si comienza a tener problemas. Los padres pueden ser tu mayor aliado, y pueden ser tu mayor enemigo. Invertir el tiempo y el esfuerzo desde el principio para ganarlos a tu lado te hará más efectivo.

Planifica con anticipación

Todos los maestros deben planificar con anticipación. No es fácil, pero la planificación se vuelve más fácil a medida que se gana experiencia. Por ejemplo, un maestro puede ahorrar mucho tiempo manteniendo los planes de lecciones del año anterior para que puedan usarlos para el próximo año. En lugar de volver a desarrollar sus planes de lecciones, hacen ajustes a ellos según sea necesario. Los maestros también pueden hacer copias de varias semanas o meses de trabajo antes de que comience la escuela. La planificación de eventos como recaudaciones de fondos y excursiones antes de que comience la escuela ahorrará tiempo más tarde. Planear con anticipación será beneficioso si ocurre una emergencia y usted tiene que irse por un período prolongado de tiempo. La planificación también tiende a facilitar el curso general del año escolar.


Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos