Nuevo

Aumentan las protestas de los trabajadores en Francia

Aumentan las protestas de los trabajadores en Francia

En Francia, la crisis de mayo de 1968 se intensifica cuando una huelga general se extiende a las fábricas e industrias de todo el país, cerrando la distribución de periódicos, el transporte aéreo y dos importantes ferrocarriles. A finales de mes, millones de trabajadores estaban en huelga y Francia parecía estar al borde de una revolución radical de izquierda.

Después de la crisis argelina de la década de 1950, Francia entró en un período de estabilidad en la década de 1960. El imperio francés fue abolido, la economía mejoró y el presidente Charles de Gaulle fue un gobernante popular. Sin embargo, el descontento se esconde debajo de la superficie, especialmente entre los estudiantes jóvenes, que critican el obsoleto sistema universitario de Francia y la escasez de oportunidades laborales para los graduados universitarios. Las manifestaciones estudiantiles esporádicas por la reforma educativa comenzaron en 1968, y el 3 de mayo la policía disolvió una protesta en la Sorbona (el colegio más célebre de la Universidad de París). Varios cientos de estudiantes fueron arrestados y decenas resultaron heridos.

A raíz del incidente, se suspendieron los cursos en la Sorbona y los estudiantes tomaron las calles del Barrio Latino (el distrito universitario de París) para continuar sus protestas. El 6 de mayo, los enfrentamientos entre policías y estudiantes en el Barrio Latino provocaron cientos de heridos. En la noche del 10 de mayo, los estudiantes levantaron barricadas y se amotinaron en el Barrio Latino. Cerca de 400 personas fueron hospitalizadas, más de la mitad de ellas policías. Los estudiantes de izquierda comenzaron a pedir un cambio económico y político radical en Francia, y los líderes sindicales planearon huelgas en apoyo de los estudiantes. En un esfuerzo por calmar la crisis devolviendo a los estudiantes a la escuela, el primer ministro Georges Pompidou anunció que la Sorbona sería reabierta el 13 de mayo.

Ese día, los estudiantes ocuparon los edificios de la Sorbona, convirtiéndolos en una comuna, y los trabajadores y estudiantes en huelga protestaron en las calles de París. Durante los días siguientes, los disturbios se extendieron a otras universidades francesas y las huelgas laborales se extendieron por todo el país, que finalmente involucraron a varios millones de trabajadores y paralizaron a Francia. En la noche del 24 de mayo, los peores combates de la crisis de mayo se produjeron en París. Los estudiantes revolucionarios tomaron temporalmente la Bolsa (Bolsa de Valores de París), izaron una bandera roja comunista sobre el edificio y luego intentaron prenderle fuego. Un policía murió en la violencia de la noche.

Durante los días siguientes, el primer ministro Pompidou negoció con los líderes sindicales, haciendo una serie de concesiones, pero no logró poner fin a la huelga. Los estudiantes radicales llamaron abiertamente a la revolución, pero perdieron el apoyo de los principales líderes comunistas y sindicales, que temían que ellos, como el establishment gaullista, fueran arrastrados por una revolución liderada por anarquistas y trotskistas. El 30 de mayo, el presidente de Gaulle fue a la radio y anunció que disolvía la Asamblea Nacional y convocaba elecciones nacionales. Hizo un llamamiento por la ley y el orden y dio a entender que usaría la fuerza militar para devolver el orden a Francia si fuera necesario. Leales gaullistas y ciudadanos de clase media se unieron a su alrededor, y las huelgas laborales fueron abandonadas gradualmente. Las protestas estudiantiles continuaron hasta el 12 de junio, cuando fueron prohibidas. Dos días después, los estudiantes fueron desalojados de la Sorbona.

En las dos rondas de votaciones del 23 y 30 de junio, los gaullistas obtuvieron una gran mayoría en la Asamblea Nacional. A raíz de los eventos de mayo, el gobierno de De Gaulle hizo una serie de concesiones a los grupos que protestaban, incluidos salarios más altos y mejores condiciones laborales para los trabajadores, y aprobó un importante proyecto de ley de reforma educativa destinado a modernizar la educación superior. Después de 11 años de gobierno, Charles de Gaulle renunció a la presidencia en 1969 y fue sucedido por Pompidou. Murió al año siguiente, justo antes de cumplir 80 años.


Informe global: Francia advirtió sobre el tercer cierre, mientras las protestas holandesas se vuelven violentas

El gobierno francés ha dicho que un tercer bloqueo nacional puede ser inevitable si los controles fronterizos y el toque de queda de 12 horas que están vigentes no logran frenar la propagación de nuevas variantes de Covid-19.

La advertencia se produjo cuando la policía se enfrentó a los manifestantes contra el bloqueo en los Países Bajos, el gobierno italiano anunció acciones legales por retrasos en la recepción de suministros de vacunas y Nueva Zelanda informó su primer caso comunitario en más de dos meses.

A partir del domingo, los que lleguen Francia de los países de la UE por vía aérea o marítima deben producir un resultado negativo de la prueba con hisopo de PCR obtenido en las 72 horas anteriores, un requisito que se ha aplicado a las llegadas fuera de la UE desde mediados de enero.

Pero el ministro de salud francés, Oliver Véran, dijo que podría introducirse otro bloqueo si las medidas actuales, incluido el toque de queda diario a nivel nacional a partir de las 6 de la tarde, resultan insuficientes.

"Necesitamos el toque de queda para mostrar resultados", dijo al periódico Le Parisien. “En el mejor de los casos, lograremos disminuir la presión de la epidemia. Si no, no esperaremos al mes de marzo para actuar.

“Si las variantes comienzan a extenderse por todas partes, tomaremos medidas adicionales. Y eso se llama confinamiento ... Cerraremos ".

Un portavoz del gobierno dijo a la emisora ​​France 3 que "todos los escenarios" estaban sobre la mesa, y agregó que los próximos días serían decisivos.

Francia fue bloqueada dos veces en 2020, la primera entre marzo y mayo y la segunda entre octubre y diciembre.

Manifestantes en el Países Bajos inició incendios en el centro de la ciudad sureña de Eindhoven y arrojó piedras a la policía el domingo en una protesta prohibida contra las medidas de bloqueo del coronavirus. Los agentes respondieron con gases lacrimógenos y cañones de agua y arrestaron al menos a 30 personas.

La policía de Ámsterdam también utilizó un cañón de agua para dispersar otra manifestación prohibida contra el cierre en una plaza importante rodeada de museos. El video mostró a la policía rociando a personas agrupadas contra una pared del Museo Van Gogh.

Fue la peor violencia en los Países Bajos desde que comenzó la pandemia. El país ha estado en un duro bloqueo desde mediados de diciembre que debe continuar al menos hasta el 9 de febrero.

En Italia, el gobierno dijo que emprendería acciones legales contra Pfizer y AstraZeneca por los retrasos en la entrega de las vacunas Covid.

Pfizer dijo la semana pasada que estaba ralentizando temporalmente los suministros a Europa para realizar cambios en la fabricación que conducirían a un aumento de la producción. El viernes, un alto funcionario de la UE dijo a Reuters que AstraZeneca también había informado a Bruselas que reduciría las entregas de su vacuna al bloque en un 60% debido a problemas de producción.

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, dijo que los retrasos en el suministro de vacunas eran inaceptables y equivalían a un incumplimiento grave de las obligaciones contractuales, y agregó que Italia utilizaría todas las vías legales disponibles.

Nueva Zelanda informó su primer caso comunitario de Covid en más de dos meses el domingo después de que una mujer de 56 años dio positivo después de ser liberada del aislamiento administrado por el gobierno luego de dos pruebas negativas.

Después de viajar por España y los Países Bajos durante cuatro meses y volar de regreso desde Londres, la mujer llegó a Auckland el 30 de diciembre.

Fue liberada del aislamiento administrado por el gobierno en el hotel Pullman después de las pruebas negativas y viajó por el sur de Northland con su esposo, visitando hasta 30 lugares, incluidos lugares de vacaciones populares, AirBnbs y tiendas.

Seiscientas personas se encontraban en el hotel Pullman al mismo tiempo que la mujer, y tanto ellas como las aerolíneas en las que viajaba han sido contactadas.

Israel dijo que cerraría su aeropuerto a casi todos los vuelos desde el martes hasta el 31 de enero, mientras el gobierno intenta controlar el brote de coronavirus.
La entrada de variantes altamente contagiosas del coronavirus, junto con la aplicación deficiente de las reglas de seguridad en las comunidades ultraortodoxas, ha contribuido a una de las tasas de infección más altas del mundo. También ha amenazado con socavar la exitosa campaña de Israel para vacunar a su población contra el virus.
"Estamos cerrando los cielos de forma hermética, salvo excepciones realmente raras, para evitar la entrada de mutaciones del virus, y también para asegurarnos de que avanzamos rápidamente con nuestra campaña de vacunación", dijo el domingo el primer ministro, Benjamin Netanyahu.

En porcelana, la ciudad de Nangong terminó el trabajo en 2.600 salas de tratamiento temporal mientras el norte del país experimenta nuevos grupos del virus.

Las habitaciones para uso individual en Nangong, en la provincia de Hebei, que se encuentra a las afueras de Beijing, están equipadas con sus propios calentadores, inodoros, duchas y otras comodidades, informó la agencia oficial de noticias Xinhua.

Se ha prestado especial atención a Hebei debido a su proximidad a la capital, y la provincia ha cerrado grandes áreas para evitar una mayor propagación del virus. La capital provincial, Shijiazhuang, y la ciudad de Xingtai han sido en gran parte aisladas. También se ha aplicado el aislamiento de la comunidad y las pruebas a gran escala.

En España, el jefe del estado mayor de la defensa renunció el sábado después de los informes de que él y otros generales de alto rango habían recibido la vacuna contra el coronavirus antes que grupos prioritarios como los residentes y el personal de residencias de ancianos y los trabajadores médicos de primera línea.

En un comunicado sobre la renuncia del general Miguel Ángel Villarroya, el Ministerio de Defensa dijo que el general “nunca tuvo la intención de aprovechar privilegios injustificables que dañaron la imagen de las fuerzas armadas y pusieron en duda el honor del general”.

Alemania anunció que sería el primer país de la UE en comenzar a usar el mismo tratamiento de anticuerpos experimentales al que se le atribuye haber ayudado a Donald Trump a recuperarse de Covid.

“El gobierno ha comprado 200.000 dosis por 400 millones de euros [356 millones de libras]”, dijo el ministro de salud, Jens Spahn, al periódico Bild am Sonntag.

Dijo que los llamados cócteles de anticuerpos monoclonales se distribuirán a los hospitales universitarios la próxima semana, y agregó que Alemania fue "el primer país de la UE" en usarlos en la lucha contra la pandemia.

Spahn no nombró al fabricante que suministrará los medicamentos, pero confirmó que era el mismo medicamento que se le dio a Trump cuando se enfermó de Covid en octubre pasado.

“Funcionan como una vacuna pasiva. La administración de estos anticuerpos en las primeras etapas puede ayudar a los pacientes de alto riesgo a evitar una progresión más grave ”, dijo Spahn.

Reuters, Associated Press y AFP contribuyeron a este informe.


Huelga general

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Huelga general, paro laboral por parte de una proporción sustancial de trabajadores en una serie de industrias en un esfuerzo organizado para lograr objetivos económicos o políticos. Una huelga que cubra solo una industria no puede llamarse correctamente una huelga general.

La idea de una huelga general, como parte deliberada de las tácticas de negociación colectiva, aparentemente se originó en Gran Bretaña, donde el término había entrado en el lenguaje en la década de 1830. Más adelante en el siglo en Francia, los pensadores sindicalistas creían que los trabajadores podían lograr una revolución social usando una huelga general para derrocar directamente a los dueños de la industria.

Las huelgas generales se hicieron posibles por primera vez con el crecimiento de grandes sindicatos a fines del siglo XIX. Dos grandes huelgas generales ocurrieron en Bélgica en 1893 y 1902 en apoyo del sufragio universal masculino. Una huelga a gran escala tuvo lugar en Suecia en 1902 por cuestiones similares y fue seguida por una en Italia en 1904 en protesta por el uso de soldados como rompehuelgas. La huelga general que se apoderó de Rusia durante la Revolución de 1905 obligó al zar a emitir el Manifiesto de Octubre, en el que prometía crear una constitución y una legislatura nacional. En 1909 se organizó otra huelga general en Suecia, esta vez en respuesta a las políticas de congelación de salarios y cierre patronal adoptadas por los empleadores que enfrentaban una caída de las ganancias. Casi la mitad de la fuerza laboral total del país hizo huelga, y el paro duró un mes antes de que se resolviera la huelga. La huelga general sueca demostró que se pueden lograr importantes reformas económicas sin recurrir a la violencia.

Una huelga general en Berlín frustró la toma del poder por la derecha del gobierno alemán en 1920. En 1926, Gran Bretaña enfrentó una de las huelgas generales más grandes, que fue emprendida por el Congreso de Sindicatos (TUC) en apoyo de los mineros del carbón de la nación. que estaban en una amarga disputa con los dueños de la mina. Aproximadamente tres millones de los cinco millones de miembros sindicales británicos se unieron a la huelga, que tenía como objetivo obligar al gobierno a intervenir en la disputa del carbón. La huelga duró solo nueve días y terminó el 12 de mayo, sin embargo, después de que el TUC se dio cuenta de que no podía interrumpir los servicios públicos esenciales del gobierno.

Las huelgas generales han sido poco frecuentes en Europa desde la Segunda Guerra Mundial. Las excepciones notables fueron el estallido de una huelga general en Francia (mayo de 1968), provocada por las demandas de los estudiantes de una reforma educativa, y las huelgas nacionales por la reforma de la seguridad social y la educación en Italia (noviembre de 1968) que involucraron a más de 12 millones de trabajadores. Francia fue nuevamente el escenario de una huelga general (del 24 de noviembre al 12 de diciembre de 1995) que cerró el transporte público, los hospitales, la entrega de correo y muchos otros servicios y servicios públicos en protesta contra los planes del gobierno francés de recortar la asistencia social y otros beneficios sociales. .

En los Estados Unidos, el trabajo organizado ha aceptado en general la inviolabilidad del contrato colectivo y, por lo tanto, se ha opuesto, en principio, a la huelga general. En algunos países asiáticos y africanos, los sindicatos aliados con los movimientos independentistas a menudo recurrían a las huelgas generales como medio de protesta política durante el dominio colonial. En la actualidad, el reducido alcance de la industria en esos países ha tendido a limitar la actividad sindical. Sin embargo, dondequiera que existan sindicatos organizados en esos países, han seguido utilizando la huelga general como un instrumento para lograr fines económicos y políticos.

Este artículo fue revisado y actualizado más recientemente por Amy Tikkanen, Gerente de Correcciones.


Francia se recupera de la guerra

Francia perdió 1.322.000 hombres en la Primera Guerra Mundial, el mayor porcentaje de muertos en la guerra en relación con la población de cualquiera de los beligerantes. Más de 125.000 de sus militares habían perdido un brazo o una pierna y 42.000 habían quedado ciegos. Francia salió de la guerra con una gran obligación financiera del gobierno para con los discapacitados por la guerra, los 600.000 que habían quedado viudos por la guerra y los más de 750.000 huérfanos. Francia tenía escasez de mano de obra en sus ciudades y sus tierras de cultivo. Millones de acres de tierras agrícolas se habían quedado sin producción. Al igual que Gran Bretaña, Francia había sido exportadora de capital antes de la guerra y se había convertido en prestataria durante la guerra. Después de la guerra, Francia siguió sufriendo una subida de precios, con salarios reales inferiores a los de 1911.

Con una escasez de mano de obra, el movimiento sindical de Francia se encontraba en una posición negociadora más sólida. Y con la devastación económica y el hambre que sintieron muchos trabajadores sindicalizados al final de la guerra, los sindicatos estaban ansiosos por impulsar mejoras. Muchos en el movimiento obrero fueron alentados por la revolución bolchevique, creyendo que la revolución indicaba que la "burguesía" era vulnerable contra la fuerza de la unidad obrera. Como los trabajadores en otros lugares justo después de la guerra, el movimiento sindical de Francia creía en la solución a través de huelgas, y en 1919 y 1920 las huelgas laborales sacudieron a la nación. Los trabajadores franceses ganaron la jornada laboral de ocho horas y una semana laboral acortada. Pero también ayudaron a retrasar la recuperación económica de Francia.

El movimiento obrero y la revolución bolchevique asustaron a la clase media francesa. Muchos miembros de la clase media se habían enojado porque los bolcheviques confiscaron propiedades francesas en Rusia y porque los bolcheviques cancelaron las deudas contraídas con los franceses que habían invertido sus ahorros en bonos zaristas y una parte del 50 por ciento en inversiones extranjeras que el Los franceses habían perdido debido a la Primera Guerra Mundial. Las confiscaciones bolcheviques habían energizado el antibolchevismo del primer ministro de Francia, Clemenceau, y del presidente de Francia, Raymond Poincar & eacute. Una gran parte de la población de Francia era anticomunista. Muchos asociaron el comunismo con el movimiento obrero. Y, en aras del orden, muchos apoyaron la acción del gobierno contra la izquierda. Francia se había convertido en una nación dividida.

Francia tuvo una rápida sucesión de primeros ministros. Clemenceau fue atacado por no conseguir más para Francia en la Conferencia de Paz de París, y dimitió como primer ministro en enero de 1920. El mandato de Poincar & eacute como presidente terminó un mes después. Clemenceau fue seguido como primer ministro por Alexandre Millerand, quien se opuso rotundamente a las huelgas laborales. Luego vino el breve reinado de Georges Leygues como primer ministro. Y en enero de 1921, Leygues fue seguido por turno por el regreso de Aristide Briand como primer ministro.

Mientras Briand estuvo en el cargo, la economía continuó decayendo y los franceses estaban molestos con el aparente estancamiento de Alemania en el pago de reparaciones, que los franceses querían para la reconstrucción. Briand era un hombre de izquierda e internacionalista, y para muchos franceses Briand parecía demasiado blando con los alemanes. Briand se vio obligado a dimitir en enero de 1922. Y después de Briand como primer ministro estaba el ex presidente, Poincar & eacute, quien también se convirtió en ministro de Asuntos Exteriores y se esperaba que fuera duro con los alemanes.

El gobierno de Poincar & eacute ;, introdujo reformas financieras y trató de mantener bajos los impuestos para aumentar los incentivos y reconstruir la economía. El comercio francés de productos químicos, textiles y metales comenzó a recuperarse y avanzar. Francia necesitaba importar trabajadores y lo hizo principalmente de Italia, Bélgica y España, personas que aceptaron los trabajos más serviles y que la mayoría de la gente las resentía porque eran extranjeras.

Se establecieron nuevas escuelas técnicas. Y los franceses gastaron miles de millones para reparar el noreste de su nación devastado por la guerra, donde fábricas, tierras de cultivo, carreteras, ferrocarriles, edificios públicos y hogares habían sido destruidos y las minas se inundaron. La producción en 1919 había sido el cincuenta y siete por ciento de lo que había sido en 1913, y en 1923, bajo Poincaré, la producción se elevó al 87 por ciento de ese nivel.

En 1923, el parlamento rechazó un intento de Poincar & eacute de aumentar los impuestos para cubrir los gastos del gobierno, lo que puso al país en un camino de vida más allá de sus posibilidades. Mientras tanto, en Lorena, que Francia ganó a Alemania en la Conferencia de Paz de París, los franceses actuaban como colonizadores y alienaban a sus habitantes. Lorena se había integrado económicamente con Alemania y ahora estaba sufriendo.


Asunto Dreyfus

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Asunto Dreyfus, crisis política, comenzando en 1894 y continuando hasta 1906, en Francia durante la Tercera República. La controversia se centró en la cuestión de la culpabilidad o inocencia del capitán del ejército Alfred Dreyfus, que había sido condenado por traición por presuntamente vender secretos militares a los alemanes en diciembre de 1894. Al principio, el público apoyó la convicción de que estaba dispuesto a creer en la culpa. de Dreyfus, que era judío. Gran parte de la publicidad inicial que rodeó el caso provino de grupos antisemitas (especialmente el periódico Libertad Condicional, editado por Édouard Drumont), para quien Dreyfus simbolizaba la supuesta deslealtad de los judíos franceses.

El esfuerzo por revertir la sentencia se limitó al principio a los miembros de la familia Dreyfus, pero, como evidencia que apuntaba a la culpabilidad de otro oficial francés, Ferdinand Walsin-Esterhazy, salió a la luz a partir de 1896, el lado pro-Dreyfus ganó adeptos lentamente ( entre ellos los periodistas Joseph Reinach y Georges Clemenceau —el futuro primer ministro de la Primera Guerra Mundial— y un senador, Auguste Scheurer-Kestner). Las acusaciones contra Esterhazy dieron lugar a un consejo de guerra que lo absolvió de traición (enero de 1898). Para protestar contra el veredicto, el novelista Émile Zola escribió una carta titulada "J’accuse", publicada en el periódico Clemenceau. L'Aurore. En él atacaba al ejército por encubrir su condena errónea de Dreyfus, acción por la que Zola fue declarado culpable de difamación.

En el momento de la carta de Zola, el caso Dreyfus había atraído la atención pública generalizada y había dividido a Francia en dos campos opuestos. Los anti-Dreyfusards (aquellos en contra de reabrir el caso) vieron la controversia como un intento de los enemigos de la nación de desacreditar al ejército y debilitar a Francia. Los Dreyfusards (los que buscaban la exoneración del Capitán Dreyfus) veían el tema como el principio de la libertad del individuo subordinado al de la seguridad nacional. Querían republicanizar el ejército y ponerlo bajo control parlamentario.

De 1898 a 1899 la causa Dreyfusard ganó fuerza. En agosto de 1898, se descubrió que un documento importante que implicaba a Dreyfus era una falsificación. Después de que el mayor Hubert-Joseph Henry de la sección de inteligencia confesó haber fabricado el documento para fortalecer la posición del ejército, la revisión fue casi segura. Al mismo tiempo, el asunto se estaba convirtiendo en una cuestión de vital importancia para los políticos. Los partidos republicanos en la Cámara de Diputados reconocieron que la derecha nacionalista cada vez más vocal representaba una amenaza para el régimen parlamentario. Liderada por los radicales, se formó una coalición de izquierda. En respuesta a los continuos desórdenes y manifestaciones, en junio de 1899 se creó un gabinete encabezado por el radical René Waldeck-Rousseau con el propósito expreso de defender la república y con la esperanza de resolver el lado judicial del caso Dreyfus lo antes posible. Cuando un nuevo consejo de guerra, celebrado en Rennes, declaró culpable a Dreyfus en septiembre de 1899, el presidente de la república, para resolver el problema, lo indultó. En julio de 1906, un tribunal civil de apelaciones (el Cour d’Appel) anuló el fallo del tribunal de Rennes y rehabilitó a Dreyfus. Sin embargo, el ejército no declaró públicamente su inocencia hasta 1995.

Con los Dreyfusards en ascenso, el asunto marcó el inicio de una nueva fase en la historia de la Tercera República, una fase en la que una serie de gobiernos liderados por radicales siguieron una política anticlerical que culminó en la separación formal de la Iglesia y el Estado ( 1905). Al intensificar los antagonismos entre la derecha y la izquierda y al obligar a las personas a elegir un bando, el caso tuvo un impacto duradero en la conciencia de la nación francesa.

Los editores de Encyclopaedia Britannica Este artículo fue revisado y actualizado por última vez por Adam Augustyn, editor en jefe, contenido de referencia.


La huelga de Homestead

Una huelga en la planta Carnegie Steel en Homestead, Pensilvania, en 1892 se tornó violenta cuando los agentes de Pinkerton intentaron apoderarse de la planta para que pudiera ser atendida por rompehuelgas.

Los Pinkerton intentaron aterrizar desde barcazas en el río Monongahela, y estallaron disparos cuando la gente del pueblo tendió una emboscada a los invasores. Después de un día de feroz violencia, los Pinkerton se rindieron a la gente del pueblo.

Henry Clay Frick, socio de Andrew Carnegie, resultó herido en un intento de asesinato dos semanas después y la opinión pública se volvió contra los huelguistas. Carnegie finalmente logró mantener al sindicato fuera de sus plantas.


Un despertar racial en Francia, donde la raza es un tema tabú

Con la mirada puesta en Estados Unidos, los hijos de inmigrantes de África y el Caribe están introduciendo la raza en el discurso público, en un supuesto desafío al universalismo de Francia.

PARÍS - Al crecer en Francia, Maboula Soumahoro nunca pensó en sí misma como negra.

En casa, sus padres inmigrantes enfatizaron la cultura de los Dioula, un grupo étnico musulmán de Costa de Marfil en África Occidental. En su vecindario, se identificó como marfileña ante otros hijos de inmigrantes africanos.

Fue solo cuando era adolescente, años después de que el descubrimiento de Whitney Houston, Michael Jackson, "The Cosby Show" y el hip-hop la hicieran "soñar con ser genial como los afroamericanos", que comenzó a sentir una afinidad racial con ella. amigos, dijo.

"Todos éramos hijos de inmigrantes de Guadalupe, Martinica, África, y todos somos un poco diferentes de nuestros padres", recuerda la Sra. Soumahoro, de 44 años, experta en razas que vivió en Estados Unidos durante una década. “Éramos franceses a nuestra nueva manera y no éramos franceses blancos. En nuestros hogares era diferente, pero nos encontramos a pesar de todo, y ahí es cuando te conviertes en negro ".

Además de alimentar debates acalorados sobre el racismo, el asesinato de George Floyd por la policía en Minneapolis ha subrayado el surgimiento de una nueva forma de pensar sobre la raza en el discurso público en Francia, una nación donde la discusión sobre raza y religión tradicionalmente se ha silenciado a favor. de elevar un ideal daltónico de que todas las personas comparten los mismos derechos universales.

Ese ideal a menudo se ha quedado corto en la realidad, especialmente a medida que la sociedad francesa se ha vuelto más diversa y la discriminación sigue arraigada, lo que lleva a algunos a preguntarse si el modelo universalista ha seguido su curso.

Hoy en día está siendo desafiado quizás más enérgicamente por los muchos franceses negros que han pasado por un despertar racial en las últimas décadas, ayudados por la cultura pop de los Estados Unidos, sus pensadores e incluso sus diplomáticos con sede en París que detectaron y alentaron a los jóvenes negros. Líderes franceses hace una década.

Para sus oponentes, Black and White, el desafío a la tradición universalista es percibido como parte de la “americanización” más amplia de la sociedad francesa. Este desafío corre el riesgo de fragmentar a Francia, dicen, y plantea una amenaza mucho más central para los principios fundadores de la república moderna que las quejas familiares sobre la invasión de los éxitos de taquilla de McDonald's o Hollywood.

Incluso los franceses negros que se han inspirado en los Estados Unidos también consideran que Estados Unidos es una sociedad profundamente deficiente y violentamente racista. En Francia, las personas de diferentes orígenes se mezclan con mucha más libertad y, si bien los negros ocupan menos puestos de alto perfil que en los Estados Unidos, como todos los ciudadanos franceses disfrutan de acceso universal a la educación, la atención médica y otros servicios.

"Cuando considero ambos países, no estoy diciendo que un país sea mejor que el otro", dijo Soumahoro, quien ha enseñado estudios afroamericanos en Columbia y ahora enseña en la Université de Tours. "Para mí, son dos sociedades racistas que manejan el racismo a su manera".

La mayoría de los nuevos pensadores raciales de Francia son hijos de inmigrantes del antiguo imperio colonial. Al crecer en hogares con un fuerte sentido de sus identidades étnicas separadas, gradualmente comenzaron a desarrollar un sentido compartido de conciencia racial en sus vecindarios y escuelas.

Pap Ndiaye, un historiador que lideró los esfuerzos para establecer los estudios negros como una disciplina académica en Francia con la publicación en 2008 de su libro "La Condition Noire" o "The Black Condition", dijo que se dio cuenta de su raza solo después de estudiar en Estados Unidos en la década de 1990.

"Es una experiencia por la que pasan todos los franceses negros cuando van a los Estados Unidos", dijo Ndiaye, de 54 años, que enseña en Sciences Po. "Es la experiencia de un país donde se refleja el color de la piel y no se oculta tras un discurso daltónico".

Hijo de padre senegalés y francesa, el Sr. Ndiaye es un "métis" en el contexto francés, o de raza mixta, aunque se identifica como un hombre negro.

Su visión del mundo y de sí mismo fueron un desafío radical para el estado francés. Enraizado en la Ilustración y la Revolución, el universalismo de Francia ha sostenido durante mucho tiempo que cada ser humano disfruta de derechos fundamentales como la igualdad y la libertad. De acuerdo con la creencia de que no se debe dar preferencia a ningún grupo, sigue siendo ilegal recopilar datos sobre la raza para el censo y para casi todos los demás fines oficiales.

Pero el trato desigual de las mujeres en Francia y de las personas no blancas en todas sus colonias contradecía ese ideal universalista.

"La universalidad podría funcionar con bastante facilidad cuando no había demasiados inmigrantes o cuando eran católicos blancos", dijo Gérard Araud, ex embajador de Francia en Estados Unidos. “Pero ante el Islam por un lado y los africanos negros por el otro, este modelo evidentemente ha llegado a sus límites. Y entonces el debate es que por un lado está este universalismo, que es un ideal hermoso, pero por el otro está cómo decir al mismo tiempo que sí, no está funcionando ".

Tania de Montaigne, una autora francesa que ha escrito sobre la raza, dijo que el francés negro se integrará completamente solo a través del estado de derecho y la ciudadanía. Enfatizar una identidad racial, dijo, convertiría a los franceses negros en perpetuos forasteros en una sociedad donde la abrumadora mayoría aspira a un universalismo daltónico.

“Dicen que hay algo, en cualquier lugar del mundo, en cualquier idioma que hable, sea cual sea su historia, esta naturaleza negra perdura”, dijo la Sra. De Montaigne, de 44 años, cuyos padres inmigraron de Martinica y la República Democrática del Congo. "Pero así es exactamente como haces que sea imposible convertirte en ciudadano, porque siempre habrá algo en mí que nunca será incluido en la sociedad".

En los Estados Unidos, muchos inmigrantes de África, el Caribe o Asia desarrollan un sentido común de la raza y se vuelven muy conscientes del papel de la raza en Estados Unidos, un país en el que forma parte de la conversación diaria.

Rokhaya Diallo, de 42 años, una periodista que también es una de las activistas antirracismo más prominentes de Francia, dijo que se dio cuenta de un sentido común de raza solo después de convertirse en adulta y, a menudo, se encontró a sí misma como la única persona negra en un entorno académico o profesional. . Creció en La Courneuve, un suburbio de París conocido como banlieue, en un edificio con inmigrantes en su mayoría de las antiguas colonias del sudeste asiático de Francia.


Ocho leyes que ayudaron a las mujeres a hacer historia en la fuerza laboral

Una de las luchas que definen la historia de las mujeres en los Estados Unidos es el derecho a trabajar en igualdad de condiciones.

Es justo decir que el gobierno federal no siempre ha sido un aliado en ese esfuerzo, pero hay ocasiones en las que, incluso sin darse cuenta, ha ayudado a avanzar hacia ese objetivo.

Como abogado laboralista que se especializa en discriminación, he trabajado de cerca con estas leyes durante años. A continuación, presentamos un análisis más detallado de ocho leyes que ayudaron a las mujeres a hacer historia en la fuerza laboral.

Ley de normas laborales justas de 1938

Aunque no está dirigida a las mujeres, la Ley de Normas Laborales Justas (FLSA) ha contribuido mucho a ayudar a las mujeres a ganarse la vida. Después de que el presidente Franklin D. Roosevelt firmó el proyecto de ley en 1938, la ley estableció el salario mínimo en 25 centavos (desde entonces ha aumentado a $ 7.25 la hora). El salario mínimo afecta más a las mujeres que a los hombres, especialmente a las mujeres solteras y jefas de hogar.

El salario mínimo actual no ha podido mantenerse al día con el costo de vida y no ofrece un salario digno para muchas mujeres que trabajan en áreas de alto costo. Aún así, sigue siendo una parte crucial de las leyes federales que protegen los intereses de las mujeres en el lugar de trabajo y sirvió como modelo para muchas leyes estatales que exigen salarios mínimos más altos, como California, Nueva York y el Distrito de Columbia.

La Ley de Igualdad Salarial de 1963

La Ley de Igualdad Salarial establece que es explícitamente ilegal pagar a las mujeres un salario más bajo que a los hombres simplemente en función del sexo. Though hardly a cure-all, the law offers a powerful tool for women to either file a claim against their employers for unequal pay based on sex with Equal Employment Opportunity Commission (EEOC) or go directly to court. If they win, unfairly paid employees can receive back wages, future wages and attorney fees. (Note that women can also bring equal pay claims under Title VII of the Civil Rights Act discussed below, though the standard to win an equal pay claim under Title VII is a bit more difficult.)

Title VII of the Civil Rights Act of 1964 (Title VII)

The most important law protecting women from workplace discrimination came about by accident. As Congress was debating an anti-discrimination bill, detractors proposed an amendment adding sex as a category, believing it would be a “poison pill” that would sink its chances. Instead, to their horror, it was adopted and passed into law.

Today, this bill is the centerpiece when it comes to workplace discrimination law. It makes it illegal for an employer with 15 or more employees to discriminate on the basis of sex, as well as race, religion or national origin.

Before the enactment of this law, it was perfectly legal for an employer to outright refuse to hire women. This law also outlaws the creation of a hostile-work environment based on sex and sexual harassment. Title VII also makes illegal discrimination based on gender stereotyping.

For instance, an employer cannot legally refuse to promote a woman because she has children and therefore, in the eyes of management, needs to spend more time with them.

The Pregnancy Discrimination Action of 1978

Although Title VII explicitly prevented discrimination based on sex, the Supreme Court in two cases in 1974 held that insurance policies excluding coverage for pregnant employees did not violate Title VII. Congress took a dim view of those holdings and passed the Pregnancy Discrimination Act (PDA) in 1978, making discrimination based on pregnancy or pregnancy-related conditions illegal under the PDA.

The PDA inspired numerous state laws that also outlaw discrimination based on pregnancy. And if a woman faces complications with her pregnancy, theAmericans with Disabilities Act of 1990 (ADA) can come into play. While not directly protecting women, the ADA prohibits discrimination on the basis of disability, which can include complications that arise during some pregnancies.

The Family and Medical Leave Act of 1993

Prior to 1993, there was no right to take leave from a company to care for a newborn or adopted child. If you had a baby and needed to take time off, an employer could legally give your job to someone else.

In 1993, the first bill signed into law by President Bill Clinton was theFamily and Medical Leave Act (FMLA). Under this law, a woman working for a company with 50 or more employers can in many instances take up to 12 weeks of unpaid leave to care for a newborn child or newly adopted child. (Note that the leave is also available for men.)

While the United States can certainly do better by providing paid leave like every other developed nation, the FMLA is the framework upon which many proposals for paid leave are based. And, until our country passes paid leave (there are numerous proposed federal efforts to do so), many women are able to at least take time off to care for a child without fear of losing their job.

Uniformed Services Employment and Reemployment Rights Act of 1994

Under theUniformed Services Employment and Reemployment Rights Act of 1994 (USERRA), employers must protect the jobs of active duty or reserve military personnel when they are deployed to active duty. Upon return from duty, they are entitled to have their jobs back at the same pay and benefits rate that they would have been entitled to had they never left the position.

While not aimed specifically at women, this law provides important protection to women who are enlisting in the armed services at an ever-increasing rate and are now routinely deployed to battlefields around the globe.

The Patient Protection and Affordable Care Act of 2010

The Affordable Care Act, also referred to as Obamacare, requires employers with 50 or more workers to provide covered women with time and a private space to express breast milk while still at work.

The law is limited, unfortunately, in that it covers only women considered “non-exempt” under the Fair Labor Standards Act. This leaves out thousands of women in management position or who have even low-level supervisory authority. Nevertheless, the law is a first-of-its-kind in the United States provides offers a floor on which to build.

The Tax Cuts and Jobs Act of 2017

In the wake of the #MeToo movement, an unexpected benefit for the victims of sexual harassment found its way into the Tax Cuts and Jobs Act (TCJA), which made significant changes to the Internal Revenue Code.With an almost continuous barrage of news stories about sexual abusers getting published, one question many people wondered was why it took so long for the public to learn about the allegations. A major reason for all the secrecy had to do with nondisclosure agreements.

The TCJA tackled this issue through the inclusion of § 13307(a). This provision addressed the fact that monetary payments made by businesses to settle claims of sexual harassment or sexual abuse were tax deductible as a business expense.

Under the TCJA, businesses can continue to take this tax deduction, but only if the settlement does not include a nondisclosure agreement. The TCJA also prohibits the tax deductibility of legal fees incurred during the settlement process.

Because many victims of sexual harassment are women, this particular section of the TCJA may have a positive impact on women in the workplace. Specifically, it makes the cost of sexual harassment more expensive, or, at the very least, makes it easier for women to learn about potential workplace predators.


French Revolution for Kids

The French Revolution was a period of time in France when the people overthrew the monarchy and took control of the government.


The Storming of the Bastille
The Beginning of the French Revolution
Author: Unknown

When did it take place?

The French Revolution lasted 10 years from 1789 to 1799. It began on July 14, 1789 when revolutionaries stormed a prison called the Bastille. The revolution came to an end 1799 when a general named Napoleon overthrew the revolutionary government and established the French Consulate (with Napoleon as leader).

Before the French Revolution, the people of France were divided into social groups called "Estates." The First Estate included the clergy (church leaders), the Second Estate included the nobles, and the Third Estate included the commoners. Most of the people were members of the Third Estate. The Third Estate paid most of the taxes, while the nobility lived lives of luxury and got all the high-ranking jobs.

Revolutionary Government

The French Government was in constant turmoil throughout the revolution. At the start of the revolution, representatives from the Third Estate established the National Assembly where they demanded that King Louis XVI give them certain rights. This group soon took control of the country. They changed names over time to the Legislative Assembly and, later, to the National Convention. After the Reign of Terror, a new government was formed called the Directory. The Directory ruled until Napoleon took control.

The darkest period of the French Revolution is called the Reign of Terror which lasted from 1793 to 1794. During this time, a man named Robespierre led the National Convention and the Committee of Public Safety. He wanted to stamp out any opposition to the revolution, so he called for a rule of "Terror." Laws were passed that said anyone suspected of treason could be arrested and executed by guillotine. Thousands of people were executed including Queen Marie Antoinette and many of Robespierre's political rivals.

Many of the new political ideas and alliances of the French Revolution were formed in political clubs. These clubs included the powerful Jacobin Club (led by Robespierre), the Cordeliers, the Feuillants Club, and the Pantheon Club.

The French Revolution completely changed the social and political structure of France. It put an end to the French monarchy, feudalism, and took political power from the Catholic church. It brought new ideas to Europe including liberty and freedom for the commoner as well as the abolishment of slavery and the rights of women. Although the revolution ended with the rise of Napoleon, the ideas and reforms did not die. These new ideas continued to influence Europe and helped to shape many of Europe's modern-day governments.


Huge G7 'Mount Rushmore' sculpture made of scrap metal and electronics on Cornwall beach

A huge sculpture made of electronic waste is being built on a beach in Cornwall.

From afar, the piece of art looks like the famous Mount Rushmore National Memorial in South Dakota, USA, which depicts the faces of four iconic presidents. But at closer inspection, the political leaders are completely different and so is the material it&aposs made from.

The American memorial was built in granite and depicts presidents George Washington, Thomas Jefferson, Theodore Roosevelt and Abraham Lincoln.

But the sculpture being made at Hayle Towans, called Mount Recyclemore, portrays completely different people. The seven faces definitely look like the world leaders who will be attending the G7 Summit later this week.

They are UK Prime Minister Boris Johnson, Japanese Prime Minister Yoshihide Suga, France&aposs president Emmanuel Macron, Italian Prime Minister Mario Draghi, Canadian Prime Minister Justin Trudeau, German Chancellor Angela Merkel and US President Joe Biden.

You can stay up to date on the top news and events near you with CornwallLive’s FREE newsletters – enter your email address at the top of the page.

The huge faces have been built on the dunes facing out to Carbis Bay where the G7 leaders will be meeting.

The artist behind the project is Joe Rush. He is using old electrical items and scrap metal to bring his sculpture to life.

The project commissioned by musicMagpie aims to highlight the growing threat of e-waste on the planet as the G7 leaders prepare to discuss how to tackle climate change and build a greener future.

Work is currently underway, but pictures taken by CornwallLive photographer Greg Martin show what it currently looks like.

The G7 Summit will start on Friday (June 11) and will end on Sunday (June 13), the same day Joe Biden is expected to be at Buckingham Palace to meet the Queen.

World leaders will meet in Carbis Bay and St Ives, with Falmouth and Newquay airport also providing support venues for the event.


Ver el vídeo: ROSA MARIA CIFUENTESMERCURIO RETROGRADO YA ESTA AQUICASTILLO CERRON NULIDAD ELECCIONES (Enero 2022).

Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos