Nuevo

Detalle, Piedra Moabita

Detalle, Piedra Moabita


Detalle, Piedra Moabita - Historia


Registros del pasado, segunda serie, vol. II, ed. por A. H. Sayce, [1888], en sacred-texts.com

LA PIEDRA MOABITE

Traducido por Dr. A. Neubauer

La piedra moabita fue descubierta por el reverendo F. Klein, en el sitio de Dibon (ahora Dhib & # 257n), el 19 de agosto de 1868. Cuando se dirigía a la Bekka, un jeque amistoso llamó su atención sobre un negro piedra de basalto en las proximidades de su tienda. Esta piedra, de aproximadamente 3 pies 10 pulgadas de alto, 2 pies de ancho y 14i pulgadas de grosor, y redondeada tanto en la parte superior como en la inferior hasta casi la forma de un semicírculo, contenía una inscripción en un lado que constaba de treinta y cuatro líneas. El descubridor, aunque no reconoció de inmediato la importancia de su hallazgo, tuvo la sensatez de intentar adquirirlo para el museo de Berlín. En cuanto los indígenas se enteraron de que los infieles estaban en busca del monumento, empezaron a interesar a todas las personas que pudieron encontrar en él. El Capitán Warren (del Fondo de Exploración Palestina) fue informado de su existencia algunas semanas después del descubrimiento de Klein, pero sabiendo que el Museo de Berlín ya estaba preocupado por el asunto, no dio ningún paso hacia su adquisición hasta 1869. Sin embargo, mientras las negociaciones del Gobierno de Prusia fueron

progresando lentamente, todo en el Este moviéndose pero lentamente, el señor Clermont-Ganneau, entonces dragomán del consulado francés en Jerusalén, tomó sabiamente de inmediato los pasos necesarios para obtener apretones y copias de la inscripción, y finalmente se esforzó por comprar el monumento en sí. Afortunadamente, tuvo éxito en su intento de obtener un apretón de la inscripción mientras la piedra aún estaba en su totalidad, porque pronto se hizo demasiado tarde. Después de que las autoridades turcas comenzaron a interferir, los beduinos del país de Dhib & # 257n, en lugar de abandonar el monumento en beneficio del Pasha y M & ucircdir, rompieron la piedra primero haciendo un fuego debajo de ella y luego vertiendo agua fría. sobre él, y posteriormente distribuyó las piezas entre sí para ser utilizadas como amuletos y amuletos. Así, gracias al celo de quienes actuaron en nombre de dos países europeos, uno de los primeros monumentos semíticos escritos en caracteres alfabéticos quedó irremediablemente arruinado.

Para una historia detallada de las vicisitudes sufridas por la piedra, debo referirme a la segunda edición del Dr. Ginsburg de su trabajo sobre la inscripción moabita, y al aviso de M. H & eacuteron de Villefosse (ver el título completo más abajo, p. 196), quien no sin embargo, ni siquiera menciono el nombre de Klein. Afortunadamente, más de la mitad de la inscripción permaneció intacta, y los apretones y copias de M. Clermont-Ganneau proporcionan en gran medida el lacun & aelig del texto, como puede verse en una inspección del monumento original, que ahora adorna el museo del Louvre. Se queda ahí

en su forma original, el lacun & aelig se suministra a partir de los comprimidos y copias. Y de este monumento, reproducido en 1886 por los profesores Rudolf Smend y Albert Socin, daré la traducción que sigue.

Sería superfluo mencionar en detalle toda la literatura que se relaciona con la piedra. El lector lo encontrará citado hasta 1875 en la monografía de M. H & eacuteron de Villefosse bajo el título de Aviso de monumentos provenant de la Palestine, París, 1876, ordenado según los países a los que pertenecen los autores. Rara vez se puede encontrar tal número de nombres que contribuyan a un tema de estudio oriental, como fue el caso de la inscripción moabita. Los mencionaré en orden alfabético, los nombres están tomados de la obra de M. H & eacuteron de Villefosse. Ellos son & # 8212Auerbach (J.) Ballagi Beke (D.) Bensly Bonelly Burton (AF y Ch.) * Clermont-Ganneau Colenso (Obispo) Derenbourg (J.) Deutsch (E.) Fabiani Geiger (A.) * Ginsburg ( Ch. D.) Goldziher Grove (G.) Hal y eacutevy (Abraham) Harkavy Haug Hayes Ward * H & eacuteron de Villefosse Himpel * Hitzig Howard Crosby Jenkins (G.) * Kaempf Levi (MA) Merx Neubauer (A.) * Noeldeke Oppert (J .) Palmer (EH) Petermann Rawlinson (G. y Sir H.) Renan Roug & eacute (Vicomte de) Sabatier Sachs (S.) * Schlottmann Schrader (E.) Schroeder Smend Socin Testa * Vog & uuml & eacute (Comte de) Warren (Sir Ch. ) Weier Wright (W.). Los nombres a los que

un asterisco es el prefijo son los de autores que han publicado trabajos separados sobre el tema las contribuciones de los demás están dispersas a través de publicaciones periódicas y artículos diarios y semanales, en muchos idiomas, a saber, inglés, francés, italiano, alemán, hebreo y griego (Schroeder). No proporcionaré aquí los títulos de las publicaciones periódicas ni de las monografías separadas, esto espero que lo haga M. Clermont-Ganneau cuando nos dé su comentario final sobre la inscripción, o en una segunda edición del folleto publicado por los profesores. Smend y Socin.

Nuestra lista bibliográfica no estará completa sin un aviso del artículo del Rev. A. L & oumlwy sobre "El carácter apócrifo de la piedra moabita" en el Revisión escocesa para abril de 1887. El artículo del Sr. Lowy era ingenioso, pero, como se señaló en el Atenas y aeligum, Academia, y guardián, carecía de apoyo pal y eligográfico, y sus conclusiones no han sido aceptadas por ningún otro erudito semita.

M. Clermont-Ganneau prometió ya en 1875 una publicación final de esta importante inscripción de acuerdo con todos los materiales a su disposición. Pero de esta edición no existe nada excepto un anuncio de librero. En un catálogo de M. Ernest Leroux, 1878, la publicación final de M. Clermont-Ganneau se anunció con el siguiente título: & # 8212 "La st & egravele de M & eacutesa, roi de Moab (ix e si & egravecle avant JC). Edition d & eacutefinitive, avec les fotografías del monumento et de l & # 8217estampage, le plan du pays o & ugrave la st & egravele fut d & eacutecouverte, plusieurs planches d & # 8217inscriptions, facsimile,

viñeta, etc. (sous presse), 20 fr. "Hasta la fecha no se ha sabido nada más de esta edición autorizada.

En 1885, dos profesores alemanes, el Dr. Rudolf Smend de B & acircle y el Dr. Albert Socin de T & uumlbingen, viendo que la edición tan esperada de M. Clermont-Ganneau se había pospuesto indefinidamente, y sintiendo la necesidad de tal edición con el propósito de instrucción en la universidad, decidió hacer uno con la ayuda del original en el Louvre, y del apretón hecho por el árabe para M. Clermont-Ganneau, así como de otro apretón en la biblioteca de B & acircle. La edición, que es el resultado de un trabajo duro, minucioso y hábil por parte de los dos profesores, es ahora la edición final y autorizada de la inscripción, aunque M. Clermont-Ganneau la impugna en muchos puntos en un artículo (no siempre escrito imparcialmente) en el, Revista Asiatique para 1887, t & ocircme ix. pag. 72 sqq., y por M. Renan en el Journal des Savants, 1887. En mi traducción notaré las diferencias entre las lecturas de M. Clermont-Ganneau y las de los dos profesores, agregando algunos comentarios propios.

Permítanme decir de inmediato que las últimas cuatro líneas de la inscripción son irremediablemente inexplicables debido al lacun & aelig que se encuentran en ellas.

El objeto de la inscripción es conmemorar la victoria de Mesa sobre su enemigo israelita. Quemosh estuvo una vez enojado con Moab y los hizo perder territorio e incluso ser conquistados por


Detalle, Piedra Moabita - Historia



La piedra moabita

“La afirmación de los escépticos de que el rey David nunca existió es ahora difícil de defender. El año pasado, el erudito francés Andre Lemaire informó sobre un descubrimiento relacionado con la & quot; Casa de David & quot; en Biblical Archaeology Review. Su tema fue la Mesha Stele (también conocida como la Piedra Moabita), la inscripción más extensa jamás recuperada de la antigua Palestina. Encontrada en 1868 en las ruinas del Dibon bíblico y luego fracturada, la piedra de basalto terminó en el Louvre, donde Lemaire pasó siete años estudiándola. Su conclusión: la frase & quot; Casa de David & quot; aparece allí también. Al igual que con el fragmento de Tel Dan, esta inscripción proviene de un enemigo de Israel que se jacta de una victoria: el rey Mesa de Moab, que figuraba en la Biblia. Lemaire tuvo que reconstruir una letra que faltaba para decodificar la redacción, pero si tiene razón, ahora hay dos referencias del siglo IX a la dinastía de David.

- Revista TIME
18 de diciembre de 1995 Volumen 146, No. 25

Estela de Mesha (piedra moabita)
En la Biblia dice que Mesa el rey de Moab estaba pagando tributo a Israel y que de repente se detuvieron: "Mesha, rey de Moab se rebeló contra el rey de Israel. & quot (2 Reyes 3: 5). Bueno, Mesha hizo su propio registro de esta rebelión, y el registro ha sido encontrado. Hoy se conoce como "La estela de Mesha" o la designación más popular "La piedra moabita". Fue encontrada en 1868 en Dibon, en Moab. Dibon se encuentra a 20 millas al este del Mar Muerto. Sorprendentemente, fue descubierto por casualidad por F.A. Klein, un misionero alemán que había escuchado rumores sobre esta piedra mientras visitaba la zona. Era una piedra de basalto azulado, de unos 4 pies de alto por 2 pies de ancho y 14 pulgadas de grosor, con una inscripción del rey Mesa. Cuando se encontró, el Museo de Berlín negoció por él, mientras que el Consulado francés en Jerusalén ofreció más dinero.

Al año siguiente, algunos árabes locales, al darse cuenta de todo lo que estaba en juego, lo sacaron laboriosamente de la tierra y encendieron un fuego a su alrededor, y después de echarle agua fría, descascarillaron varios trozos grandes que distribuyeron entre algunos de ellos. Más tarde, los franceses reunieron 669 de las 1100 consonantes estimadas de las piezas y conservaron la inscripción. Ahora permanece en el Museo del Louvre en París.

Tamaño y descripción

Idioma: Moabita (una lengua semítica occidental)
Medio: estela de piedra de basalto (negro azulado)
Tamaño: 1,15 metros de alto 60-68 centímetros de ancho
Largo: 39 líneas de escritura
Homenajeado: Mesa, rey de Moab (finales del siglo IX a. C.)
Fecha aproximada: 830 a. C.
Lugar de descubrimiento: Dhiban [en la Jordania moderna]
Fecha de descubrimiento: 1868
Ubicación actual: Museo del Louvre (París, Francia)
Numero de inventario: AO 5066

& quot; La inscripción más extensa jamás recuperada de la antigua Palestina. & quot

  1. “Soy Mesa, hijo de Quemos [-yatti], rey de Moab, el dibonita.
  2. Mi padre (había) reinado sobre Moab durante treinta años, y yo reiné
  3. después de mi padre. E hice este lugar alto para Chemosh en Qarcho. . .
  4. porque me ha librado de todos los reyes, y porque me ha hecho triunfar sobre todos mis enemigos. En cuanto a Omri
  5. rey de Israel, y humilló a Moab durante muchos años (días), porque Quemos estaba enojado con su tierra.
  6. Y su hijo reinó en su lugar y también dijo: "¡Oprimiré a Moab!" En mis días él lo dijo.
  7. Pero yo triunfé sobre él y sobre su casa, y pereció Israel, pereció para siempre. Y Omri tomó posesión de toda la tierra de Medeba,
  8. y habitó allí en sus días y la mitad de los días de su hijo (Acab): cuarenta años.
  9. Pero Chemosh lo restauró en mis días. Y construí Baal Meon, y construí un depósito de agua en él. Y construí
  10. Qiryaten. Y los hombres de Gad vivieron en la tierra de Atarot desde la antigüedad y el rey de Israel
  11. construyó Atarot para sí mismo, y luché contra la ciudad y la capturé. Y maté a toda la gente de
  12. la ciudad como sacrificio por Quemos y por Moab. Y traje de allí la chimenea de su tío y la traje
  13. ante la faz de Quemos en Qerioit, e hice que los hombres de Sarón vivieran allí, así como los hombres de Maharit.
  14. Y Chemosh me dijo: "Ve, lleva a Nebo de Israel".
  15. Y fui de noche y luché contra él desde el amanecer hasta el mediodía, y lo tomé
  16. y maté a toda la población: siete mil varones y extraterrestres, y mujeres, extraterrestres y sirvientas.
  17. Porque los había dedicado a la destrucción por (el dios) Ashtar Chemosh. Y de ahí tomé el
  18. vasos de Yavé, y los presenté delante de Quemos. Y el rey de Israel había edificado
  19. Yahaz, y se quedó allí durante toda su campaña contra mí y Chemosh lo echó delante de mi cara. Y
  20. Tomé doscientos hombres de Moab, todos de primera clase (guerreros), y los conduje hasta Yahaz. Y lo he tomado
  21. para agregarlo a Dibon. He construido Qarcho, el muro del bosque y el muro de
  22. la ciudadela y he construido sus puertas y he construido sus torres y
  23. He construido la casa del rey y he hecho el depósito doble para el manantial en lo más recóndito de la ciudad.
  24. Ahora bien, el interior de la ciudad no tenía aljibe, en Qarcho, y dije a todo el pueblo: `` Cada uno de ustedes hará
  25. una cisterna en su casa. Y corté el foso para Qarcho usando cautivos israelitas.
  26. Construí Aroer y construí la carretera militar en Arnon (valle).
  27. Construí Beth-Bamot, porque había sido destruida. He construido Bezer, porque yacía
  28. en ruinas. Y los hombres de Dibon estaban en formación de batalla, porque todos los Dibon estaban sometidos. Y yo soy el rey
  29. sobre los centenares de las ciudades que he añadido a la tierra. Y he construido
  30. Beth-Medeba y Beth-Diblaten y Beth-Baal-Meon, y las traje allí. . .
  31. rebaños de la tierra. Y la Casa de [Da] vid habitaba en Hauranen,. . .
  32. Chemosh me dijo: "¡Baja, lucha contra Hauranen!". Bajé. . . y Quemos la restauró en mis días. . . & quot

Lo que dice la Biblia (comparar)
II Rey 3: 4-5 & quot; Ahora Mesa, rey de Moab, era pastor de ovejas, y regularmente pagaba al rey de Israel cien mil corderos y la lana de cien mil carneros. Pero sucedió que cuando Acab murió, el rey de Moab se rebeló contra el rey de Israel. ''
(NKJ).

¿Quiénes eran los moabitas?
La existencia de los "Moabitas" bíblicos fue cuestionada por la mayoría de los historiadores hasta el reciente descubrimiento de la Piedra Moabita. Los moabitas eran un pueblo semítico occidental que vivía en las montañas al este del Mar Muerto, Transjordania (ahora considerado el centro-occidental de Jordania) y florecieron en el siglo IX a. C. Se conocen principalmente a través del Antiguo Testamento y de la inscripción en la Piedra Moabita. Los eruditos han fechado su cultura desde finales del siglo XIV a. C. hasta el 582 a. C., cuando fueron conquistados por los babilonios, según el historiador judío Josefo (siglo I d. C.).

Según el Antiguo Testamento (por ejemplo, Génesis 19: 30-38), los moabitas pertenecían al mismo linaje étnico que los israelitas, descendiendo de Moab, un hijo de Lot, que era sobrino del primer hebreo, Abraham. Hay muchas menciones en la Biblia sobre los moabitas. El rey Saúl en el siglo XI. ANTES DE CRISTO. luchó contra ellos, la bisabuela de David, Rut, era de Moab (Rut 4: 17-22), y fue en Moab donde David buscó refugio del rey Saúl (1 Samuel 22: 3-4). Sanbalat, quien en la época de Nehemías estaba asociado con Tobías el amonita y Geshem el árabe contra los judíos (& ltNeh. 2: 10,19 & gt, etc.), era un horonita. Si este nombre se deriva de Horonaim, Sanbalat era moabita, como se le considera muy a menudo.

& quotYahvé & quot
Una nota importante que a menudo se pasa por alto es la mención de Yahvé en el versículo 18 de la inscripción de Mesa. Parece que el rey Mesha sabía sobre el dios israleita Yahweh y dice que tomó "los vasos de Yahweh y los presentó ante el rostro de Chemosh", su dios.

& quotChemosh & quot
Chemosh, la deidad nacional de Moab, se menciona a lo largo de la inscripción Mesha Stele. En la Biblia, Chemosh se menciona en (Núm. 21:29 Jue. 11:24 1 Rey. 11: 7,33 2 Rey. 23:13 Jer. 48: 7,13,46). El gran rey Salomón se descarrió al tomar a las princesas moabitas para su harén (1 Reyes 11: 1-8) y erigir cerca de Jerusalén un santuario dedicado a Quemos.

El dios que los moabitas creían que protegía a su nación era Quemos:

“Chemosh era una antigua deidad semita occidental, venerada por los moabitas como su dios supremo. Poco se sabe acerca de Quemos, aunque el rey Salomón de Israel le construyó un santuario al este de Jerusalén (1 Reyes 11: 7), el santuario fue abolido más tarde por el rey Josías (2 Reyes 23:13). La diosa Astarté fue probablemente la compañera de culto de Chemosh ''.

& quot El rey Omri y su hijo & quot
La Inscripción también hace referencia al rey Omri de Israel (reinó c. 884-c. 872 a. C.), y su hijo, a quien conocemos como el rey Acab. el rey Omri se menciona en 1 Reyes 16: 23-28, y es conocido por reconquistar las tierras moabitas que se habían perdido desde la muerte de Salomón en el 922 a. C., cuando Israel se dividió en dos reinos.

& quotLa casa de David & quot
La línea 31 es muy significativa. En 1993, se descubrió una estela en Tel Dan, en el norte de Israel, en la que se menciona la "Casa de David" (Bible and Spade, otoño de 1993: 119-121). Esta inscripción proporcionó la primera mención de David en un texto contemporáneo fuera de la Biblia. La existencia del tipo de David ha sido cuestionada por los eruditos durante siglos. Aproximadamente al mismo tiempo que se encontró la estela de Dan, el erudito francés Andre Lemaire estaba trabajando en la inscripción Mesha y determinó que la misma frase aparecía allí en la línea 31 (Bible and Spade, verano de 1995: 91-92). Lemaire pudo identificar una letra previamente indistinguible como una "d" en la frase "Casa de David". Esta frase se usaba comúnmente en el Antiguo Testamento para la dinastía davídica.

Algo interesante a tener en cuenta
Muchos críticos de la Biblia se han burlado de la supuesta contradicción en las Escrituras donde (Deut. 2:29) parecería a primera vista que tanto Moab como Edom concedieron la petición de Israel de que se les permitiera pasar por su territorio, pero cuando usted compara (Núm. 20: 18-21) y (Deut. 23: 3-4) parece mostrar que tanto Moab como Edom se negaron por completo. Pero una investigación cuidadosa en contexto elimina la dificultad y nos da una idea clara de toda la situación. La petición de Israel en (Núm. 20:17) fue permitida SI cruzaban el territorio de Edom por el camino real.

El idioma moabita
El idioma de Moab era simplemente un dialecto del hebreo, que se diferenciaba del hebreo bíblico solo en algunos detalles menores. El idioma moabita difería sólo dialectalmente del hebreo, y la religión y cultura moabita estaban muy estrechamente relacionadas con las de los israelitas.

& quot; La inscripción en esta piedra en un grado notable complementa y corrobora la historia del rey Mesa registrada en (2 Rey. 3: 4-27). Proporciona evidencia del conocimiento de la escritura alfabética en las tierras del Jordán. ''

“El arte de escribir y leer no puede haber sido nada nuevo. Tan pronto como Mesa se ha quitado el yugo del extranjero, erige un monumento inscrito en conmemoración de sus victorias. . . . Es lo primero y más natural que puede hacer, y se da por sentado que el registro tendrá numerosos lectores. . . . Además, las formas de las letras tal como aparecen en la Piedra Moabita muestran que la escritura alfabética debe haberse practicado durante mucho tiempo en el reino de Mesa. Son formas que presuponen un largo conocimiento del arte de grabar inscripciones sobre piedras, y están muy alejadas de las formas a partir de las cuales debieron desarrollarse. Entonces, nuevamente, el lenguaje de la inscripción es digno de mención. Entre este y el hebreo, las diferencias son pocas y leves. Es una prueba de que los moabitas eran afines a los israelitas tanto en el idioma como en la raza, y que, al igual que sus parientes, habían adoptado la antigua "lengua de Canaán". La semejanza entre los idiomas de Moab e Israel se extiende más allá de los simples modismos de la gramática y la sintaxis. Es una semejanza que existe también en el pensamiento ”(Sayce, Higher Crit. And the Mon., p. 364).

¿Qué pasó con los moabitas?
Exactamente como la Biblia había predicho, los moabitas fueron conquistados. Moab se había convertido en un afluente de Asiria a finales del siglo VIII a. C. y fue conquistado por los babilonios en el 582 a. C., tras lo cual los moabitas desaparecieron de la historia. Su territorio fue repoblado por los nabateos en los siglos IV-III a. C.

Isaías, en su "carga contra Moab" (Isa. 15-16 25:10), predice, en un lamento poético, la caída de Moab reduciéndolo a un remanente pequeño y débil (16:14).

Isa 15: 1-3 & quot; La carga contra Moab. Porque en la noche Ar de Moab fue asolada y destruida, porque en la noche Kir de Moab fue asolada y destruida, subió al templo y a Dibón, a los lugares altos a llorar. Moab se lamentará por Nebo, y por Medeba en todas sus cabezas será calvicie, y toda barba cortada. En sus calles se vestirán de cilicio en los techos de sus casas y en sus calles todos llorarán, llorando amargamente. '' (NKJ)

Isa 25: 10-12 & quot; Porque sobre este monte reposará la mano del SEÑOR, y Moab será pisoteado debajo de él, como se holla la paja en el montón de basura. Y extenderá Sus manos en medio de ellos como un nadador se acerca a nadar, y derribará su orgullo junto con el engaño de sus manos. Derribará la fortaleza de la fortaleza alta de tus muros, la derribará y la derribará hasta el polvo. (NKJ)


La rebelión moabita y la estela de Mesha

Melakhim II 3 & # 160 cuenta cómo Mesha, el rey de Moav, originalmente había rendido tributo a Israel, pero se rebeló después de la muerte de Achav. Como resultado, Yehoram, el rey de Israel, hace una alianza tanto con Yehoshafat, el rey de Judá, como con Edom para tomar represalias. Con la ayuda de Hashem, Israel puede derrotar a Moav, pero a pesar del éxito inicial, la batalla termina sin un vencedor claro. Los versículos son ambiguos, pero sugieren que, desesperado, el rey de Moav ofreció a su hijo como sacrificio, 1 lo que provocó "gran ira sobre Israel". & # 160 Aunque la naturaleza y la razón de esta "ira" no están claras, condujo al final prematuro de la batalla y al regreso de las tropas a Israel.

Fuentes extrabíblicas: la estela de Mesha

La rebelión moabita está atestiguada fuera de Tanaj, como se analiza en detalle en una inscripción en un monumento de la victoria erigido por Mesha, rey de Moav, conocido como Mesha Stele o la Piedra Moabita. El monumento fue descubierto por un misionero llamado Frederick Klein en 1868 en Dhiban (Dibon bíblico) 2 y actualmente se encuentra en el Museo del Louvre en París. 3

La inscripción comienza describiendo la servidumbre de Moav a Israel, declarando que Omri, rey de Israel, había "humillado a Moav muchos años, porque Quemos 4 estaba enojado con su tierra". Mesha luego cuenta cómo, en los días del hijo de Omri, pudo triunfar sobre Israel y poner fin a la opresión, afirmando que "Israel ha perecido para siempre". & # 160 El resto de la estela analiza las dos victorias de Mesha (incluida su derrota de Medeba, Atarot, Yahaz y Nevo, ciudades al norte del río Arnón) y sus fortificaciones y proyectos de construcción. Termina con una descripción de su ataque contra los Horanim, en el sur. 5

Relación entre las fuentes: la guerra

Los relatos bíblicos y moabitas de la guerra difieren drásticamente. Sefer Melakhim da la impresión de que Moav fue casi diezmado y no incluye ningún relato de las victorias de Moab. La Mesha Stele, por el contrario, no dice nada de la casi derrota de Moav y, en cambio, informa la captura del territorio israelita y la masacre de sus ciudadanos. Como tal, los académicos debaten la relación entre las fuentes y si la campaña descrita en la estela ocurrió durante, antes o después de los eventos mencionados en Tanakh:

I. La campaña de Mesha precedió a la batalla descrita en Tanakh

  • Reconstrucción sugerida de eventos - Según Y. Liver6, la campaña moabita descrita en la estela precedió a la batalla con los tres reyes y constituyó la revuelta que provocó su ataque. 7 Si es así, la rebelión de Moav estuvo marcada no solo por su cesación de pagar tributo, sino por el hecho de embarcarse en una campaña militar en la que logró conquistar un importante territorio israelita. & # 160 Liver sugiere que las conquistas moabitas comenzaron hacia el final de la época de Ajav. reinado, 8 cuando Achav estaba preocupado con Aram 9 y no podía tomar represalias. Mesha aprovechó la situación para volver a ocupar tierras que anteriormente poseía Moav y conquistar varias áreas nuevas. 10 Luego fortificó la región para evitar el contraataque anticipado de Israel. El ataque a Horanim, descrito al final de la estela, podría haber sido ligeramente distinto, ya que la ciudad, que se encuentra en la frontera con Edom, probablemente fue conquistada por ellos y no por Israel. 11
  • Impacto en la comprensión de Tanakh - Esta reconstrucción podría arrojar luz sobre varios aspectos del relato bíblico:
    • Ataque desde el sur - Y. Liver explica que la aparentemente extraña decisión de Yehoram de atacar desde el sur probablemente fue motivada por las fortificaciones recién construidas de Mesha en el norte y el deseo de evitar los asedios prolongados que serían necesarios para conquistarlos. 12
    • Participación de Edom - & # 160 Los edomitas se unieron a la alianza no solo porque eran vasallos de Yehoshafat, 13 sino porque tenían un interés personal en luchar contra Moav, ya que su tierra también había sido tomada por Mesa.
    • Participación de Yehoshafat - R "E Samet 14 sugiere que Yehoshafat vio la batalla como una guerra religiosa. 15 Según la estela, Mesa había tomado las" vasijas de Hashem "16 de lo que aparentemente era un lugar sagrado en Nevo y las había colocado ante su dios, Chemosh . Yehoshafat se unió a Yehoram principalmente para rectificar esta profanación del nombre de Hashem. 17 & # 160
    • Dureza del ataque - Si la revuelta de Moav fue de naturaleza militar e incluyó tanto la matanza de muchos israelitas como la profanación del nombre de Hashem, esto podría explicar por qué Yehoram no fue suficiente con la conquista, sino que también tomó duras medidas punitivas para arruinar la tierra de Moav, destruir sus árboles y bloquear sus pozos. 18
    • Moav mantiene la independencia - Y. Liver sugiere que la decisión de atacar desde el sur significó que el resultado de la batalla debía ser "todo o nada". & # 160 Israel había logrado someter la región sur de Moav, pero nunca llegó a las áreas del norte que Moav se había vuelto a ocupar. Como tal, a pesar de las victorias iniciales, no había territorio israelita contiguo y, por lo tanto, no había forma de aferrarse a las ciudades derrotadas. 19

    II. La campaña de Mesha siguió a la batalla descrita en Tanakh. 

    • Reconstrucción sugerida de eventos - En contraste con la lectura propuesta anteriormente, S. Horn 20 y N. Na'aman 21 sugieren que las victorias militares descritas en la estela tuvieron lugar después de los eventos descritos en Tanakh. Según Horn, Moav salió de la batalla contra Israel devastado, pero aún independiente, y rápidamente pasó de la defensiva a la ofensiva. Si es así, los eventos descritos en la estela constituyen el "קֶצֶף גָּדוֹל עַל יִשְׂרָאֵל" descrito al final del relato en Melakhim. 22 & # 160 Para apoyar esta reconstrucción, Horn argumenta que las fortificaciones descritas en la estela deben haber tardado muchos años en construirse, y esto no pudo haberse logrado en el corto período de tiempo entre la muerte de Achav y el ataque de Yehoram. Es más probable que se construyeran después de la batalla para garantizar que Israel no intentara un segundo ataque. Las descripciones de la estela de la reconstrucción de ciudades destruidas también sugieren que los eventos tuvieron lugar después de la guerra, ya que la necesidad de reconstruir fue un resultado directo de la devastación causada por la alianza israelita. De manera similar, la construcción de Mesha de depósitos de agua y cisternas podría haber surgido de que Yehoram taponó los manantiales moabitas ("וְכׇל מַעְיַן מַיִם יִסְתֹּמוּ").
    • Impacto en la comprensión de Tanakh - Como esta reconstrucción sugiere que los eventos de Tanakh precedieron a los descritos por Mesha, la estela no contribuye mucho a una comprensión más profunda de los eventos de Melakhim 3 en sí, excepto para explicar la naturaleza del "קֶצֶף גָּדוֹל עַל יִשְׂרָאֵל". 23 & # 160

    Relación entre las fuentes: cronología

    Según Sefer Melakhim, Moav se rebeló después de la muerte de Achav, y los israelitas intentaron volver a subyugarlos en la época de Yehoram. La inscripción Mesha, por otro lado, registra que Omri dominó a Moav "en sus días y la mitad de los días de su hijo: 40 años", momento en el que Chemosh lo devolvió a las manos de Moav. & # 160 ¿Cómo es la datación de la estela? entendido, ¿se correlaciona con la cronología establecida en Tanaj, o la estela presenta un orden diferente de los eventos?

    • A primera vista, la datación de la estela parece contradecirse. & # 160 Según la primera parte de las palabras de Mesha, la rebelión ocurrió en medio del reinado de Achav ("la mitad de los días de su hijo"). & # 160 Por otro lado Por otra parte, la frase "cuarenta años" sugiere que la revuelta se produjo unos 6 años después de la muerte de Achav, ya que Omri y Achav reinaron durante sólo 34 años entre ellos. 24 & # 160 La discrepancia sugiere que al menos una de las dos frases necesita ser reinterpretada.
    • Muchos, 25 por lo tanto, sugieren que el número cuarenta debe entenderse metafóricamente como "generación". Además, la frase "la mitad de los días de su hijo" podría expresar la duración de un reinado incompleto, en lugar de literalmente la mitad. 26 & # 160 Si es así, la inscripción podría establecer la revuelta hacia el final del reinado de Achav (según Y. Liver arriba). 27 Esto es un poco antes de la datación de Tanaj, pero no tiene por qué verse como una contradicción, ya que podrían haber pasado un par de años antes de que la revuelta alcanzara toda su fuerza. 28
    • Otros 29 han sugerido que la palabra "hijo" (בנה) significa descendiente, 30 y postulan que la inscripción dice que Israel dominó a Moav durante los reinados de Omri, Ajav, Achazyah y a la mitad del reinado de Yehoram, lo que equivaldría a aproximadamente 42 años. & # 160 [El número cuarenta mencionado en la inscripción sería entonces un número redondo.] 31 & # 160 Esto coincidiría con el segundo enfoque anterior que sugiere que la campaña de Mesa tuvo lugar sólo después de la batalla de Yehoram. Si es así, la declaración de Mesha con respecto al final de su subyugación no se refiere a la fecha en la que dejó de pagar tributo (lo que ocurrió, como dice Tanaj, con la muerte de Achav) sino solo a sus hazañas militares que devolvieron con éxito las tierras moabitas ocupadas. a su nación.

    Relación con profecías posteriores contra Moav

    El profesor Elitzur 32 sugiere que las profecías de Yeshayahu 15-16 y & # 160Yirmeyahu 48 contra Moav deben entenderse a la luz de la estela de Mesha. & # 160 Yeshayahu afirma que sus palabras se basan en profecías anteriores: "זֶה הַדָּבָר אֲשֶׁר דִּבֶּר ה 'אֶל מוֹאָב מֵאָז ", 33 & # 160, lo que lleva al Prof. Elitzur a sugerir que originalmente fueron dichas por un profeta que vivió en la época de Mesa, 34 y como una reacción directa a la inscripción de Mesa. 35


    Israel y otras naciones

    A lo largo de la historia bíblica, surgieron diversos grupos de personas entre los vecinos de los hebreos, que por lo general trajeron consigo drama. Estos pueblos contribuyeron al ambiente cultural de los hebreos poseyendo similitudes en el idioma y la cultura material, así como en la agricultura, la religión y otras prácticas similares. Sirven como actores importantes en la narrativa bíblica, a menudo como fuentes de hostilidad, y se presentan como la fuente principal de una amenaza interminable de corrupción religiosa.

    Hubo muchos puntos de superposición entre Israel y sus vecinos, ya que tenían puntos comunes de ascendencia, vivían en el mismo mundo y poseían modos similares de pensamiento y expresión. However, there were distinctions, the chief being the difference between the God that Israel worshipped, and the gods of the nations. A second key difference was Israel’s unique connection to this God who had made promises to the patriarchs, brought the multiplied people out of Egypt with a strong hand in fulfilment of those promises, and renewed the covenant when they entered the Promised Land (Deut. 29:1-18).

    Part of maximally understanding the Bible includes gaining a grasp of its Ancient Near Eastern context. This includes any detectable social and cultural parallels between the Hebrews and their neighbors, as well as differences in history, geography or even climate in the setting in which they were positioned. Sometimes, insight may be discoverable in details related to distance and elevation (Judges 16:3), or in linguistic subtleties as slight as the practice of forming individual names.

    For example, the various inhabitants of Canaan had the practice of creating names that referenced their favorite deity, just like the Hebrews. However, Hebrew names normally lacked references to Chemosh, or Astarte, or the sun or the moon, giving historical evidence of monotheistic loyalty even in this subtle linguistic practice.

    Although there was rampant idol worship in ancient Israel among individuals, the Torah constitution was not officially replaced. This reality was reflected in many distinctive ways in their culture, which show up in archaeological evidence being found today. Everything from the unmistakable form of Hebrew names to the lack of pig bones or graven images at places like Khirbet Qeiyafa in the valley of David and Goliath’s battle, to remarkable evidence of the worship of Israel’s God as prescribed in the Bible at the site of Dan.

    The Hebrews were unique in that they were officially, covenantally, related to their God, and He consistently communicated with them throughout the centuries. That communication produced a huge body of ancient Hebrew religious material that Jews and Christians refer to as the Tanach, or Old Testament.

    Textual Artifacts and Nations

    One of the most coveted forms of material culture for archaeologists to discover is that which possesses text. Material artifacts become textual artifacts with this one feature. The reason textual artifacts are special is because text carries meaning, communicates ideas, and gives indication about how meaning and ideas were conveyed. In any great mystery, the sleuth wants to know, “Who knew what, and when did they know it?” When archaeologists discover ancient written communication, they get direct access to extinct cultures.

    However, written materials from the nations that surrounded ancient Israel are very sparse. For example, the overall corpus of Moabite literature we have exists in the form of the Mesha Stele, along with a few other inscriptions, and some seals. For perspective, the total corpus of Moabite literature is less than the content of a single panel of a Hebrew Torah scroll. (See more on Christian connections to Hebrew scrolls.) So, any discovery is a special treasure and helps researchers to fill in gaps in their understanding.

    Readers may remember that one of those rare, special textual artifacts from one of Israel’s neighbors is the famous Moabite Stone, also termed the Meshe Stele. It was erected by King Mesha of Moab (2 Kings 3:4) in honor of the Moabite god Chemosh on the occasion of his victory of independence from Israel. In that stone, King Mesha referenced the city of Ataruz, which had been occupied by Hebrews, but which he had taken back from the son of the Hebrew King Omri. This city was referenced in the Bible as Ataroth. It was part of the tribal allotment of Reuben, but built up by the Gadites, and eventually conquered or retaken by King Mesha. The details of the capture are mentioned in the Moabite stone where Mesha gives credit to his god Chemosh for his success.

    Moabite sanctuary at the Khirbat Ataruz site in central Jordan. (Credit: Adam Bean)

    The traditional site of Ataruz is located in modern-day Jordan and is now the site of an archaeological park where excavations are currently underway. Over the past few years it has yielded some discoveries which have finally been published this summer. The below describes some of the details and highlights for those interested in how Moab and Israel intersected in antiquity.


    El Instituto de Investigación de la Creación

    The Moabite Stone was discovered in 1868 in Dibon (Dhiban in modern-day Jordan). Also called the Mesha Stele, it was set in place as a monument by King Mesha of Moab around 830 BC. The stone is not only a reminder that archaeology is riddled with speculation, it also has interesting implications for biblical apologetics.

    Recently, a secular archaeologist advocated a new guess about two letters in the Moabite Stone&rsquos inscription. 1 Israel Finkelstein used high-resolution photographs to scrutinize damaged portions of Line 31 and decided that an earlier expert, André Lemaire, was wrong. Lemaire reported one part as BT [D]WD. 2 Finkelstein speculated that B[??] is correct, which could be BLQ&mdashi.e., Balak, a Moabite king. 1

    The Moabite Stone corroborates some Old Testament history from a Moabite perspective, specifically the military conflict reported in 2 Kings 3. 3,4 Echoing biblical history, King Mesha refers to his home as Dibon (Lines 1-2), the Israelites&rsquo God as YHWH (Line 18), Moab&rsquos god as Chemosh (Lines 4-5, 9, 12), Omri as dynastic head of Israel&rsquos Northern Kingdom (Lines 4-5, 7), and mentions many Moabite place names known to Scripture: Ataroth, Mehdeba, Beth-Baal-Meon, Kiriathen, Nebo, Jahaz, Beth-Diblathain, Beth-Bamoth, Horonain, the Arnon riverbed, etc.

    Mesha also boasts success as a &ldquosheep master&rdquo (Lines 30-31), although he conveniently omits the embarrassing fact that Moab paid Israel an annual tribute in sheep&mdashliterally thousands (see 2 Kings 3:4). Mesha exaggerates like a politician (Line 7), claiming to have destroyed Israel: &ldquodestroyed, destroyed forever!&rdquo

    The king also bragged about defeating the tribe of Gad at Ataroth (Lines 10-13). The Bible, however, designates this and other place names on the stone as the territory of the tribe of Reuben. 4 King Mesha designated Ataroth as land of the Gadites, but the Reubenites he never mentioned. Why were the Reubenites ignored, and why were the Gadites recorded with such respect, as if Gadite presence in Reubenite territory was noteworthy to the conquering king? 4

    The answer lies in Jacob&rsquos prophecy in Genesis 49:1-4, 19. Jacob foretold that Reuben was &ldquounstable as water&rdquo and would not excel (v. 4). When Mesha completely ignores Reuben, it corroborates the prophecy about Reuben. Even when Mesha brags about all his conquests in Reubenite territory, he sees no value in bragging about his conquest of Reubenites themselves.

    Jacob prophesied about Gad differently: &ldquoHe shall triumph [&lsquofight,&rsquo &lsquobattle&rsquo] at last&rdquo (v. 19). Gad was a warrior tribe, an aggressive force to be reckoned with. They proved themselves as overcomers, although Gad&rsquos future included some defeats&mdashone of which, at Ataroth, Mesha records in Line 10. When Mesha brags about defeating the warrior Gadites, he verifies Jacob&rsquos prophecy. 4

    The Moabite Stone is relevant to biblical apologetics. If the new study of Line 31 is correct, it reflects the King Balak referred to in the Bible&rsquos Balaam story (Numbers 22&ndash24). But regardless, the Moabite Stone ya substantiates other aspects of biblical history, and even provides unintentional corroboration of fulfillments of Jacob&rsquos prophecies about Reuben and Gad.

    1. Finkelstein, I., N. Na&rsquoaman, and T. Römer. 2019. Restoring Line 31 in the Mesha Stele: The &lsquoHouse of David&rsquo or Biblical Balak?Tel Aviv: Journal of the Institute of Archaeology of Tel Aviv University. 46 (1): 3-11. &ldquoThe name on Line 31 [could] be read as Balak, the king of Moab referred to in the Balaam story in Numbers 22&ndash24.&rdquo
    2. Lemaire, A. 1994. &lsquoHouse of David&rsquo Restored in Moabite Inscription. Revisión de arqueología bíblica. 20 (3): 30-37.
    3. Johnson, J. J. S. The Moabite Stone, a New Translation, Analytically Cross-Examined in Light of the Bible and Moabite History, pages 23-28, 103-121. Presented to the Evangelical Theological Society conference November 16, 2000, in Nashville, TN.
    4. Johnson, J. J. S. 2014. How the Moabite Stone Corroborates a Prophecy in Genesis 49. Biblia y pala. 27 (3): 68-74, with quotations from page 73.

    * Dr. Johnson is Associate Professor of Apologetics and Chief Academic Officer at the Institute for Creation Research.


    Contenido

    The name's etymon may be Egyptian š 3 sw, which originally meant "those who move on foot". Levy, Adams, and Muniz report similar possibilities: an Egyptian word that means "to wander", and an alternative Semitic one with the meaning "to plunder". [3]

    The earliest known reference to the Shasu occurs in a 15th-century BCE list of peoples in the Transjordan region. The name appears in a list of Egypt's enemies inscribed on column bases at the temple of Soleb built by Amenhotep III. Copied later in the 13th century BCE either by Seti I or by Ramesses II at Amarah-West, the list mentions six groups of Shasu: the Shasu of S'rr, the Shasu of Rbn, the Shasu of Sm't, the Shasu of Wrbr, the Shasu of Yhw, and the Shasu of Pysps. [4] [5]

    Two Egyptian texts, one dated to the period of Amenhotep III (14th century BCE), the other to the age of Ramesses II (13th century BCE), refer to t3 š3św yhw, [6] i.e. "Yahu in the land of the Šosū-nomads", in which yhw[3]/Yahu is a toponym.

    Regarding the name yhw3, Michael Astour observed that the "hieroglyphic rendering corresponds very precisely to the Hebrew tetragrammaton YHWH, or Yahweh, and antedates the hitherto oldest occurrence of that divine name – on the Moabite Stone – by over five hundred years." [7] K. Van Der Toorn concludes: "By the 14th century BC, before the cult of Yahweh had reached Israel, groups of Edomites and Midianites worshipped Yahweh as their god." [8]

    Donald B. Redford has argued that the earliest Israelites, semi-nomadic highlanders in central Palestine mentioned on the Merneptah Stele at the end of the 13th century BCE, are to be identified as a Shasu enclave. Since later Biblical tradition portrays Yahweh "coming forth from Seʿir", [9] the Shasu, originally from Moab and northern Edom/Seʿir, went on to form one major element in the amalgam that would constitute the "Israel" which later established the Kingdom of Israel. [10] Per his own analysis of the el-Amarna letters, Anson Rainey concluded that the description of the Shasu best fits that of the early Israelites. [11] If this identification is correct, these Israelites/Shasu would have settled in the uplands in small villages with buildings similar to contemporary Canaanite structures towards the end of the 13th century BCE. [12]

    Objections exist to this proposed link between the Israelites and the Shasu, given that the group in the Merneptah reliefs identified with the Israelites are not described or depicted as Shasu (see Merneptah Stele § Karnak reliefs). The Shasu are usually depicted hieroglyphically with a determinative indicating a land, not a people [13] the most frequent designation for the "foes of Shasu" is the hill-country determinative. [14] Thus they are differentiated from the Canaanites, who are defending the fortified cities of Ashkelon, Gezer, and Yenoam and from Israel, which is determined as a people, though not necessarily as a socio-ethnic group. [15] [16] Scholars point out that Egyptian scribes tended to bundle up "rather disparate groups of people within a single artificially unifying rubric." [17] [18]

    Frank J. Yurco and Michael G. Hasel would distinguish the Shasu in Merneptah's Karnak reliefs from the people of Israel since they wear different clothing and hairstyles, [ verificación necesaria ] and are determined differently by Egyptian scribes. [ verificación necesaria ] [19] Lawrence Stager also objected to identifying Merneptah's Shasu with Israelites, since the Shasu are shown dressed differently from the Israelites, who are dressed and hairstyled like the Canaanites. [15] [20]

    The usefulness of the determinatives has been called into question, though, as in Egyptian writings, including the Merneptah Stele, determinatives are used arbitrarily. [21] Moreover, the hill-country determinative is not always used for Shasu, as is the case in the "Shasu of Yhw" name rings from Soleb and Amarah-West. [ cita necesaria ] Gösta Werner Ahlström countered Stager's objection by arguing that the contrasting depictions are because the Shasu were the nomads, while the Israelites were sedentary, and added: "The Shasu that later settled in the hills became known as Israelites because they settled in the territory of Israel". [20]


    El Instituto de Investigación de la Creación

    The Moabite Stone was discovered in 1868 in Dibon (Dhiban in modern-day Jordan). Also called the Mesha Stele, it was set in place as a monument by King Mesha of Moab around 830 BC. The stone is not only a reminder that archaeology is riddled with speculation, it also has interesting implications for biblical apologetics.

    Recently, a secular archaeologist advocated a new guess about two letters in the Moabite Stone&rsquos inscription. 1 Israel Finkelstein used high-resolution photographs to scrutinize damaged portions of Line 31 and decided that an earlier expert, André Lemaire, was wrong. Lemaire reported one part as BT [D]WD. 2 Finkelstein speculated that B[??] is correct, which could be BLQ&mdashi.e., Balak, a Moabite king. 1

    The Moabite Stone corroborates some Old Testament history from a Moabite perspective, specifically the military conflict reported in 2 Kings 3. 3,4 Echoing biblical history, King Mesha refers to his home as Dibon (Lines 1-2), the Israelites&rsquo God as YHWH (Line 18), Moab&rsquos god as Chemosh (Lines 4-5, 9, 12), Omri as dynastic head of Israel&rsquos Northern Kingdom (Lines 4-5, 7), and mentions many Moabite place names known to Scripture: Ataroth, Mehdeba, Beth-Baal-Meon, Kiriathen, Nebo, Jahaz, Beth-Diblathain, Beth-Bamoth, Horonain, the Arnon riverbed, etc.

    Mesha also boasts success as a &ldquosheep master&rdquo (Lines 30-31), although he conveniently omits the embarrassing fact that Moab paid Israel an annual tribute in sheep&mdashliterally thousands (see 2 Kings 3:4). Mesha exaggerates like a politician (Line 7), claiming to have destroyed Israel: &ldquodestroyed, destroyed forever!&rdquo

    The king also bragged about defeating the tribe of Gad at Ataroth (Lines 10-13). The Bible, however, designates this and other place names on the stone as the territory of the tribe of Reuben. 4 King Mesha designated Ataroth as land of the Gadites, but the Reubenites he never mentioned. Why were the Reubenites ignored, and why were the Gadites recorded with such respect, as if Gadite presence in Reubenite territory was noteworthy to the conquering king? 4

    The answer lies in Jacob&rsquos prophecy in Genesis 49:1-4, 19. Jacob foretold that Reuben was &ldquounstable as water&rdquo and would not excel (v. 4). When Mesha completely ignores Reuben, it corroborates the prophecy about Reuben. Even when Mesha brags about all his conquests in Reubenite territory, he sees no value in bragging about his conquest of Reubenites themselves.

    Jacob prophesied about Gad differently: &ldquoHe shall triumph [&lsquofight,&rsquo &lsquobattle&rsquo] at last&rdquo (v. 19). Gad was a warrior tribe, an aggressive force to be reckoned with. They proved themselves as overcomers, although Gad&rsquos future included some defeats&mdashone of which, at Ataroth, Mesha records in Line 10. When Mesha brags about defeating the warrior Gadites, he verifies Jacob&rsquos prophecy. 4

    The Moabite Stone is relevant to biblical apologetics. If the new study of Line 31 is correct, it reflects the King Balak referred to in the Bible&rsquos Balaam story (Numbers 22&ndash24). But regardless, the Moabite Stone ya substantiates other aspects of biblical history, and even provides unintentional corroboration of fulfillments of Jacob&rsquos prophecies about Reuben and Gad.

    1. Finkelstein, I., N. Na&rsquoaman, and T. Römer. 2019. Restoring Line 31 in the Mesha Stele: The &lsquoHouse of David&rsquo or Biblical Balak?Tel Aviv: Journal of the Institute of Archaeology of Tel Aviv University. 46 (1): 3-11. &ldquoThe name on Line 31 [could] be read as Balak, the king of Moab referred to in the Balaam story in Numbers 22&ndash24.&rdquo
    2. Lemaire, A. 1994. &lsquoHouse of David&rsquo Restored in Moabite Inscription. Revisión de arqueología bíblica. 20 (3): 30-37.
    3. Johnson, J. J. S. The Moabite Stone, a New Translation, Analytically Cross-Examined in Light of the Bible and Moabite History, pages 23-28, 103-121. Presented to the Evangelical Theological Society conference November 16, 2000, in Nashville, TN.
    4. Johnson, J. J. S. 2014. How the Moabite Stone Corroborates a Prophecy in Genesis 49. Biblia y pala. 27 (3): 68-74, with quotations from page 73.

    * Dr. Johnson is Associate Professor of Apologetics and Chief Academic Officer at the Institute for Creation Research.


    Does it matter if Jesus really did and said what is in the Gospels?

    Si. For faith to really be of any value, it must be based on facts, on reality. Here is why. If you were taking a flight to London, you would probably have faith that the jet is fueled and mechanically reliable, the pilot trained, and no terrorists on board. Your faith, however, is not what gets you to London. Your faith is useful in that it got you on the plane. But what actually gets you to London is the integrity of the plane, pilot, etc. You could rely on your positive experience of past flights. But your positive experience would not be enough to get that plane to London. What matters is the object of your faith -- is it reliable?

    Is the New Testament an accurate, reliable presentation of Jesus? Si. We can trust the New Testament because there is enormous factual support for it. This article touched on the following points: historians concur, archaeology concurs, the four Gospel biographies are in agreement, the preservation of document copies is remarkable, there is superior accuracy in the translations. All of this gives a solid foundation for believing that what we read today is what the original writers wrote and experienced in real life, in real places.

    John, one of the writers sums it up well, "Now Jesus did many other signs in the presence of the disciples, which are not written in this book but these are written so that you may believe that Jesus is the Christ, the Son of God, and that by believing you may have life in his name." 12

    You are welcome to sign up for a free study of the Gospel of John, which comes to you by email. Click here.


    Detail, Moabite Stone - History

    Fertile Moab

    Moab is the land where Ruth lived. She married one of the sons of Elimelech and Naomi, before following her mother-in-law to Bethlehem. At the time Judah was experiencing a severe famine, but Moab was apparently receiving more rainfall. This may be explained by the elevated plateau that Moab is on and/or the response of the Lord to the Judeans’ faithlessness during the days of the Judges.

    Nahal Arnon

    The Arnon is a two-mile-wide (3.2-km) valley that divides the land between the Israelite tribes to the north and the land of Moab to the south (Num 21:13 Deut 3:16). Ancient Moabites would dispute this border, and sometimes in biblical history, the Moabites crossed the Arnon and captured land of the tribe of Gad on the Medeba Plateau. The Arnon is mentioned many times in Scripture because of its geographical prominence.

    Capital of Moab

    Known in the Bible as Kir, Kir Moab, Kir-Heres(eth), and Hereseth, this site (modern Kerak) was the capital city of Moab. It is situated on an isolated hilltop, with a view in all directions. The Crusaders recognized the defensible aspect of the site and in AD 1140 they made Kerak one of their strongest fortresses in the Middle East. The remains of the Crusader castle are shown here.

    Kerak's Crusader Castle

    Altogether the castle has seven levels. It was built in the shape of an A, with the narrow tip at the southern end. A moat protects the castle on its approachable northern side. The moat was once 90 feet (27 m) deep but is mostly filled in today. Pictured here is the kitchen which contained an olive press and a large brick oven (behind the photographer).

    Rabbah Moab Roman Temple

    The modern town of er-Rabbah preserves the ancient name of Rabbah Moab. In the Roman and Byzantine period, the city was known as Areopolis (City of [the god] Mars). According to an inscription, this Roman temple was dedicated to the emperors Diocletian and Maximian, who ruled jointly from AD 286–305.

    Balu Ruins

    Located about 6 miles (10 km) south of the Arnon Valley, Balu is the largest Iron Age site in the area. Part of the kingdom of Moab in the Iron II period, this site was inhabited from the Early Bronze period to the Mamluk period. Interest in the site peaked after the discovery of the Stela of Balu in 1930. It is possible that the biblical “City of Moab” (“Ar of Moab”) was located here (Num 21:28 Isa 15:1).

    Download all of our Jordan photos!

    $34.00 $49.99 FREE SHIPPING

    Sitios web relacionados

    Moab (Livius). An overview of the Moabite kingdom’s history.

    Moab (Daily Bible Study). Offers a brief study of Moab in the Bible, discussing its origin and highlighting some of the significant passages relating to the nation.

    Moab (Bible Odyssey). Discusses the Moabites and their relationship with Israel.

    Moab Revisited (The Bible Magazine ). A good article on Moab’s history, based on the Bible and the Moabite stone.

    Kerak, Jordan (Atlas Tours). A good description of Kerak’s castle and the history associated with it.

    Arnon (Jewish Encyclopedia). Offers general information on the Arnon River and its valley includes a rabbinical legend about a miracle there during Israel’s Wilderness Wanderings.

    Karak (The Hashemite Kingdom of Jordan). General description of the site, focusing mostly on the Crusader ruins. Hosted by the government of Jordan.


    Ver el vídeo: Arqueología bíblica y la Piedra Moabita (Enero 2022).

Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos